Los tranvías en San Francisco

Tranvá en San Francisco

Si hay algo típico en San Francisco son sus famosos tranvías. Un medio de transporte que se ha convertido en todo un fenómeno turístico, y que incluso, se ha ganado a pulso el nombramiento de Patrimonio Histórico Nacional, e incluso el derecho a aparecer en algunos sellos de Estados Unidos. Hoy día, son, casi, los únicos que se mantienen en todo el país. Incluso San Francisco, en 1947, intentó retirarlos, pero fue tal la campaña local que se hizo en su favor que hubieron de desistir de sus propósitos. Ahora, el tráfico de pasajeros, muchos de ellos, turistas, alcanza los casi 12 millones al año.

65 millones de dólares invirtió la ciudad para restaurar el servicio en 1981. La fiesta que se organizó en su reinauguración fue espectacular. Durante los 21 meses que estuvieron inactivos mientras eran arreglados, Fisherman Wharf y su Pier 39 vio como la afluencia de turistas descendía casi en un 15%.

Tres son las líneas que cubren la ciudad: la Mason-Taylor, la California y la Powell-Hyde, la más conocida y típica. Justo en los finales de trayectos, la congregación de turistas es grande para ver la tradicional costumbre de hacer cambiar al vehículo de dirección a mano. El tranvía se sitúa sobre un plato giratorio; entonces el operario baja, y empuja al tranvía desde uno de los estribos, girándolo para iniciar el trayecto en la dirección contraria a la que había traído. Hoy día, 30 tranvías y 25 kms. componen la red viaria de San Francisco.

Es algo típico en la ciudad. Como turistas, no podemos dejar de subirnos a uno de ellos y vivir la experiencia en primera mano de saber lo que es subir a la montaña rusa de las calles de San Francisco. Si queremos una impresión aún mayor, lo mejor es situarnos agarrados en la parte del estribo delantero… así veremos en primera línea la subida de las cuestas, y la repentina caída de la calle una vez alcanzada la cima. La mejor línea para hacer este recorrido turístico es la Powell-Hyde. Pero hemos de tener presente las enormes colas que se producen en la calle Powell. La mejor foto en esta línea la tiraremos desde la cima de la calle Hyde, pues una vez arriba, yendo en dirección a Fisherman Wharf, se extenderá a nuestros pies la bahía de San Francisco, las empinadas calles y al fondo, en medio del mar, la prisión de Alcatraz. Es, quizás, la foto más típica que podamos tomar de San Francisco.

Podremos conocer más cosas de la historia de este famoso medio de transporte en el Museo del Cable Car que la ciudad tiene habilitado al respecto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...