Los hoteles cápsula

capsula1.JPG

Kisho Kurokawa diseñó el primer Hotel Cápsula, que abría sus puertas al público el 1 de febrero de 1979 en la ciudad japonesa de Osaka. El precio de esta curiosa y peculiar habitación era de 1.600 yenes. Kurokawa revolucionaba de este modo el concepto del alojamiento hotelero, sobre todo en ciudades donde la densidad de ocupación hotelera es muy elevada.

¿Qué es en realidad un Hotel Cápsula? Es un alojamiento diseñado para ganar espacio. Sus habitaciones no ocupan más de 2,10 metros de largo, y tienen una altura y un ancho de más o menos 1 metro. En una sala puede haber centenares de cápsulas, cada una equipada con su propia luz, su despertador y una televisión. No hay sistema de cierre, sólo una cortina que previene al cliente de que le vean y de ver a los demás.

capsula2.JPG En este microespacio es imposible guardar el equipaje, por eso el Hotel Cápsula dispone de salas en las que se guardan las maletas. Lo mismo sucede con los baños, no hay ninguna habitación ensuite, todos los huéspedes tienen que hacer uso de servicios y duchas compartidas. También disponen de saunas.

Dadas las condiciones del Hotel Cápsula (que están proliferando en Tokyo), lo mejor es que si te vas a hospedar en uno de ellos, lleves contigo unos tapones para los oídos. Se pueden oír todos los ronquidos y notar los movimientos de los clientes que duermen en las camas superiores o de los laterales. Y por supuesto, si te dan miedo los espacios cerrados o sientes claustrofobia, ni se te ocurra hacer una reserva en este divertido hotel.

El concepto está pensado para empresarios, ya que son las personas que más viajan y requieren de una cama a precio barato, sin importar demasiado las comodidades (no disfrutan demasiado de ellas). Pero también hay viajeros que quieren descubrir algo diferente y no dudan en hacer noche en el Hotel Cápsula.

Foto1: Ben Hanbury
Foto2: Mdid

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...