Los arrecifes de coral de Papúa Nueva Guinea

Entre las islas de Oceanía, encontramos a Papúa Nueva Guinea, un verdadero centro turístico cultural, donde las más de 1000 tribus allí existentes nos permitirán descubrir un mundo totalmente diferente al nuestro. Además, se destacan sus hermosas aguas, en las cuales podremos practicar el buceo y así deleitarnos con un desconocido mundo submarino, en medio de los arrecifes de coral.

Oceanía posee unos destinos verdaderamente paradisíacos. Un continente compuesto en su totalidad por islas, el mar transparente domina el paisaje de los países allí ubicados, a lo que sumado el bello clima que ostentan casi todo el año, los hacen uno de los lugares predilectos a la hora de realizar un viaje de placer mientras descubrimos nuevas culturas y vivimos experiencias únicas.

Entre los países existentes, tenemos a Papúa Nueva Guinea, formado por la mitad oriental de la isla de Nueva Guinea, las islas del Almirantazgo, el archipiélago Bismarck, las islas de Buka y Bougainville y varas islas menores. De clima tropical húmedo, es montañoso al norte, pantanoso al sur, cubierta por bosques varios y poblada por varias tribus diseminadas en toda la isla. Su población asciende a 463.000 habitantes y sus idiomas oficiales son el inglés y el neomelanesio.

barrio-koki.jpg

Barrio Koki. Foto: Wikipedia

Los primeros habitantes llegaron hace 60.000 años, según los vestigios arqueológicos hallados, muy probablemente desde el sudeste de Asia, los cuales eran recolectores y cazadores, aunque evidencias han mostrado que desarrollaron la agricultura al mismo tiempo que en Egipto y la Mesopotamia.

Su historia como país, es muy reciente. La misma data de 1884, cuando el sector de Papuasia, en el sudoriente del país fue declarado protectorado inglés, mientras que el nororiental fue ocupado por Alemania de la misma forma. Luego de finalizada la Primera Guerra Mundial, Australia ocupó el sector nororiental en 1921. De esta forma siguieron hasta 1949, cuando unificaron la administración de ambos territorios hasta que en 1973 consiguen la autonomía interna.



Pero la fecha clave del territorio será el 16 de septiembre de 1975, cuando Papuasia y Nueva Guinea aceptan la Commonwealth inglesa, obteniendo así su independencia, formando el Estado de Papúa Nueva Guinea. Ese mismo año, establecen la Constitución del país y su sistema político, la democrática parlamentaria.

Su capital es Port Moresby, de la cual sí tenemos una historia un poco más conocida. Ocupada por los nativos de Papúa, los motuanos, su supervivencia se daba por el intercambio comercial con pueblos del golfo principalmente, intercambiando sus vasijas por alimentos e incluso grandes canoas. Sus viajes los realizaban en expediciones hiri, las cuales eran de gran escala, donde intervenían hasta 20 canoas con 600 tripulantes y 20.000 vasijas, lo que disminuía la peligrosidad de los mismos.

En 1873, el británico John Moresby arriba al lugar, otorgándole el nombre en honor a su padre, y fundando la ciudad. Es la mayor aglomeración poblacional de toda la isla y se sitúa en las costas del golfo de Papúa, al sureste de Nueva Guinea. En la actualidad, se ha modernizado bastante, con modernos edificios construidos principalmente para el gobierno, con Museo y Biblioteca. Además, contiene el Aeropuerto Internacional Jacksons, que conecta principalmente vuelos con otras islas cercanas, Tokio, Sídney y al no existir muchas autopistas, muchos de los mismos conectan diferentes poblaciones de la isla.

Sin embargo, cuenta con un antecedente bastante complicado. En el año 2004 la ciudad fue clasificada como la peor ciudad del mundo para vivir debido a los altos niveles de violaciones, robos y asesinatos ocurridos allí. Esto es por control que ejercen las bandas de delincuentes en las grandes áreas de Port Moresby, aunque hoy en día ha descendido de puestos.

playas.jpg

Foto: green-bubble

El turismo dirigido hacia allí, es por lo general organizado, con excursiones que nos llevarán a recorrer los sitios más comunes. Sin embargo, a aquellos más arriesgados les aconsejamos no hacerlo de esta forma, ya que se estarían perdiendo un montón de detalles que no verían sin ir con tiempo y con horarios planificados.

Existen varias ciudades turísticas, donde se encontrarán con complejos hoteleros modernos y con todas las comodidades. El transporte de un punto a otro se puede realizar en avión, que encarecen cuando los mismos son chárter, o si no a través de travesías marítimas, los cuales son bastante económicos. También se aconseja comprar allí un diccionario inglés-pidgin, lo que nos permitirá entablar una mayor relación con los habitantes locales.

Sin embargo, para la zona de Irian Jaya es mejor concurrir en una excursión, ya que los requisitos para ingresar son varios. Entre ellos, es obligatorio un visado para Indonesia e incluso así, muchas zonas están restringidas al acceso de los turistas. Además necesitaremos un permiso especial cedido por la policía de Yakarta y no existen casi hoteles. Por estos motivos, al ir en excursión, la misma se encargará de todos estos detalles.

Entre lo mejor que encontraremos al momento de viajar a Papúa Nueva Guinea, son sus más de 1000 grupos culturales, cada uno con sus propias costumbres y tradiciones, al igual que con sus propios idiomas, en muchos casos. Todos ellos viven de la agricultura, la caza y la pesca.

Para quienes gusten de los recuerdos, deberán dirigirse a las tiendas de los mismos, alojadas principalmente en las ciudades turísticas. Fuera de ellas, solo las misiones poseen estos centros. Son en su mayoría piezas artísticas de las tradiciones del lugar, por lo que muchos no le encontrarán belleza a los mismos. Pero debemos tener cuidado si compramos algún objeto anterior a 1960, ya que éstos son controlados en su salida, preservando de esta manera su historia. Para adquirir algo así, deberemos estar bien asesorados.

nativos.jpg

Nativos de las islas. Foto: viajeoceania

Finalmente, presentaremos una de las atracciones principales que posee Papúa Nueva Guinea, los arrecifes de coral. Uno de los atractivos principales, y por lo general lo incluyen las excursiones, es la posibilidad de bucear en el océano, entre los arrecifes. Un paisaje submarino sencillamente espectacular, donde los colores y la naturaleza se presentan de una manera poco conocida, sino a través de los programas de televisión. En este caso, presenciar todo esto en forma directa, es una experiencia única y de verdad, que imperdible.

arrecifes.jpg

Arrecifes de coral. Foto: monografias

Llegar a Papúa Nueva Guinea es relativamente sencillo. Por lo general las aerolíneas no llegan hasta el aeropuerto local, pero con una breve escala en Sídney, se puede realizar un trasbordo con un vuelo hacia Port Moresby. Esta es la opción que ofrecen casi todas las agencias de viajes, al igual que ya nos proveen de una basta propuesta hotelera en los principales sitios turísticos de la ciudad. Para quienes deseen visitarla y no estén muy seguros, les recomendamos realizar una excursión para ingresar a este fascinante mundo, al cual seguramente, dejarán la puerta entreabierta para retornar en un futuro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...