Las mil caras de Barcelona

Barcelona ofrece al turista tantos atractivos que resulta casi imposible aburrirse. La mejor arquitectura modernista con el genio de Antoni Gaudí, algunas de las mejores playas o un movido ocio nocturno son ingredientes que la convierten en una gran opción turística

Uno de los grandes problemas que tienen las grandes ciudades turísticas, como es en el caso de la ciudad condal, es que en la temporada alta resulta muy complicado encontrar hoteles baratos en Barcelona. Pero no es imposible, que conste. Tan solo hay que buscar alojamientos en zonas que no estén demasiado céntricas y que, gracias al buen transporte público que tiene la ciudad, es fácil conectarse con cualquier punto no solo de la ciudad sino de la provincia barcelonesa.

El Parc Güell es una maravilla ideada por el genio de Antoni Gaudí

De esta forma, con las maletas ya bien dispuestas en las habitaciones, despliega el mapa en la cama y empieza a señalar los lugares que más te llamen la atención. Son muchos los atractivos que pueden reclamar tu atención y dependiendo de tus gustos y la duración de tu estancia, tendrás que elegir bien para que no ocurra que de tanto que quieras abarcar, no puedas disfrutar de la estancia.

Una de las grandes atracciones de Barcelona está en su impresionante tesoro modernista. Para muchos, es el principal reclamo. Con Antoni Gaudí de cabeza de cartel, es un escaparate gratuito sus edificios de formas ondulantes y vivas destacan sobremanera en el escenario habitual callejero, con edificios más señoriales y otros, modernos y actuales. No seré original si os digo que la Sagrada Familia, el Parc Güell o la Casa Batlló, por solo nombrar unos cuantos.

Pero no me negaréis que la posibilidad de disfrutar de un delicioso día de playa, ahora que ya llega el buen tiempo pero aún el sol no se muestra cruel con nuestras pieles desacostumbradas. Hay playas como la de la Vila Olímpica que se suele llenar rápidamente nada más ponerse el sol en el cielo, pero no muy lejos de allí, en Poble Nou hay otras de similar calidad pero que no está tan repleto de gente. Además, en esa playa, cuando llega el atardecer es un lujo poder tomar una copa en algunas de las carpas y terrazas a nivel del mar y en la propia playa que hay. Incluso una cena escuchando jazz y mirando el mar no es algo que se puede desperdiciar.

Sin abandonar la zona marítima de Barcelona, pero ya cuando la noche hace acto de presencia, hay muchas posibilidades para el ocio nocturno. Desde bares a discotecas de moda, siempre con la playa de protagonista. Estos establecimientos suelen ser los preferidos por los miles de turistas que vienen a la ciudad para pasar sus días de descanso.

Fotografía: Wolfgang Staudt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...