La Odisea: el primer gran crucero transmediterraneo de la historia.

itaca2.jpg

«Si vas a emprender el viaje hacia ítaca, pide que tu camino sea largo, y rico en aventuras y experiencias». Esta es una frase perfecta para comenzar un relato como este lleno de magia y aventuras. En un blog sobre viajes no podiamos dejar de hacer referencia a la que se consdera el más apasionante libro de viajes de todos los tiempos. Hablamos de un clásico entre clásicos: La Odisea. Viaja con nosotros y con el entrañable Ulises a lugares tan eternos como inolvidables.

Es asombroso darse cuenta que aquellos míticos lugares y espacios asombrosos visitados por Ulises pueden ser aún hoy en día vistos con nuestros propios ojos. Aquellos que no hayan sucumbido al placer de leer esta novela deben saber que La Odisea narra la historia de Ulises quien, tras la guerra de Troya quiere volver volver a casa, donde le esperaba su esposa Penélope y su hijo Telémaco.

A pesar de sus titánicos esfuerzos, los vientos alejan la nave en la que iba y lo envían rumbo a lo desconocido. El resultado: diez años a la deriva y veinta aventuras extraordinarias. Lo que pretende en realidad el poema es ensalzar la expansión de los griegos por el Mediterraneo y transmitir al lector la idea de la fortaleza y el coraje a la hora de luchar por los sueños.

Una de las islas en las que podemos percibir el espíritu de Ulises es la isla de Corfú , lugar en el que el protagonista hizo su primera parada en el camino de regreso a Itaca. Esta es la isla de los Feacios;en la que agasajaron a su llegada a Ulises y en la que se encontró con Nausicaa, hija del rey, Alcinoo. Cualquier turista puede soñar con magicas historias griegas mientras visita este bellisimo rincón.

El lugar estrella de la obra es la literaria Ítaca. Si Ulises hubiera tenido su hogar en otra parte el destino de este lugar hubiera sido, sin duda, muy distinto al actual. Los turistas que la visitan se sorprenden de que alguna vez este lugar fuera un reino dado que, hoy en día, es una islita tranquila con playas recoletas y pueblos adormecidos.

Merece la pena darse una vuelta por las islas griegas mientras traemos a nuestra memoria esta impresionante novela. Seguro que al final de nuestro viaje aún resuenan en nuestras cabezas las palabras del poeta: un hermoso viaje te dio Ítaca. Sin ella el camino no hubieras emprendido. Mas ninguna otra cosa puede darte. Aunque pobre la encuentres, no hubo engaño. Rico en saber y en vida como has vuelto, comprenderas que significan las Ítacas.

Foto: Haz Falaz.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...