La Lorraine, entre Francia y Alemania

En el nordeste de Francia está la región de la Lorraine, una histórica fuente de conflictos entre Alemania y Francia. En ella tuvo lugar la Batalla de Verdún, en la I Guerra Mundial, uno de sus atractivos junto a ciudades como Metz, Nancy o Vittel.

En el nordeste francés encontramos la región de la Lorraine, la Lorena en español. Durante años, junto a su vecina Alsacia, ha sido motivo de guerras y disputas entre franceses y prusianos primero y alemanes más tarde; y ambas regiones pasaban a formar parte de un país o del otro según quien fuera el vencedor. Tras la II Guerra Mundial, Francia recuperó el control sobre ambas, pero el recuerdo de las guerras continua latente en la zona. No es extraño circular por las carreteras de la Lorraine y encontrarnos en sus márgenes con cementerios llenos de soldados franceses o germanos.

La Catedral de Saint Ettiene, en Metz.

Actualmente, la capital de la región es Metz, en el departamento de la Moselle. Es una de las ciudades francesas que mejor conservan su patrimonio arquitectónico medieval, y podemos ver muestras de ellos en la Catedral de Saint Ettiene, la iglesia de Saint Maximin o la Place Saint Louis. También en Metz está la Iglesia de Saint-Pierre-aux-Nonnains, del siglo IV, una de las más antiguas del país. Si paseamos por su centro histórico, veremos reflejada la influencia alemana en el siglo XX.

Antes de Metz, la capital de la Lorraine fue Nancy, que ahora es la capital del departamento de Meurthe-et-Moselle. Esto explica porque la Plaza Stanislas, que está considerada como la plaza real más bonita de Europa, está allí. Hoy en día, en este complejo arquitectónico, encontramos el Ayuntamiento, el Hotel de la Reina, el teatro de la Ópera y el Museo de Bellas Artes; además de una estatua en honor al impulsor de la plaza, el duque de Lorena Stanislas Leszczynski, que sustituyó a la del rey Luis XV -a quien dedicó la plaza-, desaparecida durante la Revolución Francesa. A parte de la Plaza Stanislas, la Puerta de la Craffe, la Catedral, el Palacio Ducal o la Basílica del Saint-Epvre son otros de los puntos de interés que nos ofrece esta ciudad francesa.

Para los apasionados de la historia, una región con un pasado bélico tan importante no puede defraudar. Lo mejor es acercarse a los escenarios de la Batalla de Verdún, la más larga de la I Guerra Mundial, que en 1916 dejó 250.000 muertos y medio millón de heridos entre franceses y alemanes. En el departamento de Meuse, la ciudadela subterránea de Verdún, que se utilizó como almacén durante la batalla, el Memorial de Verdún, el monumento a la Tranchée des Baïonnettes o incluso el propio campo de batallas nos ayudarán a conocer mejor qué pasó entre febrero y diciembre de 1916.

La Place Stanislas, en Nancy, se considera como la plaza real más bonita de Europa.

El cuarto departamento de la región es el de Vosges, que debe su nombre a la cordillera montañosa de los Vosgos. En ella encontraremos ciudades como Vittel, famosa por el agua mineral que recibe su nombre y que además cuenta con un importante patrimonio termal. Si tenemos tiempo, no hay que dejar de visitar Gérardmer y su lago ni Épinnal. Uno de los grandes inconvenientes de la región es la dificultad que presenta llegar desde España. Siempre tendremos la opción del interminable viaje en coche o autobús; o ir en avión hasta París y acercarnos a ella en tren -al TGV le cuesta poco más de dos horas-. Air France vuela al aeropuerto de Metz-Nancy-Lorraine desde Barcelona vía Lyon.

Fotos: dalbera y Jean & Nathalie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...