La herencia árabe en Algarve

Castillo de Silves

Últimamente la región del sur de Portugal ha aparecido en los medios de comunicación por la desaparición de la pequeña Madeleine McCann de un complejo turístico en Praia da Luz y ha encarecido en parte el precio de los alojamientos en el Algarve. Es que esta zona se ha convertido en un paraíso para los británicos, que atraídos por su belleza y su clima pasan allí sus vacaciones.

Pero además, el Algarve tiene una rica herencia islámica, con influencias en la cultura y la arquitectura tradicional de la región. Sin ir más lejos, el nombre de la región procede del árabe “al garb”, que significa el oeste, en referencia a su situación respecto a Al Andalus.


La larga ocupación mora del territorio, desde el siglo VIII al XIII, aún se nota en los nombres de los pueblos (como Alferce, Albufeira, Alcoutim, Alcantarilha, Aljezur), en la agricultura, en la arquitectura de los monumentos, en los balcones, las terrazas y las chimeneas, o en las casas blancas de muchos pueblos del Algarve. Además, de aquella época permanecen algunos sistemas de aprovisionamiento de agua, como cisternas o norias.

Faro, capital del AlgarveLos más de cinco siglos de fuerte influencia árabe dejaron huella en la región. La huella se ve en varios monumentos como el castillo de Silves, Paderne y Salir, o en las fortificaciones y murallas de Alcoutim, Tavira, Loulé, Aljezur y Faro. También se encuentran muchas iglesias construidas en los edificios que antes habían sido mezquitas.

En aquel tiempo Silves era la capital de la región por su situación geográfica estratégica. Su castillo es el mejor conservado del Algarve y desde él se puede divisar una interesante panorámica de la antigua ciudad morisca.

Foto superior: JAsha J

Foto inferior: Carlos el hormigo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...