El Prater y la Noria Gigante

Viena, ciudad de música y arte. Una de las capitales europeas más antiguas y más bellas. Allí, entre tanta historia, naturaleza y exquisiteces, se alza hacia las alturas la famosa Noria Gigante: un carrusel de 61 metros de diámetro que data de finales del siglo XIX y ha sobrevivido a los embates de la Segunda Guerra Mundial. La Noria Gigante no sólo es desde hace tiempo un icono de la ciudad sino que también es el mejor lugar de Viena para tener una vista única de la ciudad y de sus alrededores.

Austria, tierra de música magistral y de suma belleza, del Danubio Azul y de Mozart o Schubert, de cafés y museos, de teatros y óperas glamorosas, de historia y de actualidad, tierra de varias ciudades y de la gran Viena: tierra de atracciones y de la famosa Noria Gigante. Reserva un vuelo barato a Viena y ven a divertirte con nosotros.

Noria gigante Viena

Parque Prater, Noria Gigante, Viena. Foto: etoma, en Flickr

Desde incluso antes de El Tercer Hombre, que el gran carrousel del principal Parque de Diversiones vienés, Prater, es símbolo de esta ciudad en contacto con el gran Danubio y que alberga decenas de construcciones antiquísimas que recorren distintos periodos arquitectónicos: tales como el Renacimiento, Barroco, el rococó, neoclásico y moderno.

Viena es una gran metrópoli, bella y misteriosa, y como tal, cualquier turista que la elija para pasar unos días de encanto se encontrará con muchas propuestas para hacer y atracciones para ver: en este menú de opciones se incluye la Noria Gigante.

Este gran carrusel tiene un diámetro de 61 metros y una altura máxima que supera levemente los 64. Más allá de que no se caracteriza por alcanzar una gran velocidad (para ello, existen muchas otras atracciones en Prater) subirse a una de sus cabinas y permanecer allí mientras la rueda gira y se dirige hacia las alturas es toda una experiencia única y maravillosa: no sólo por el paseo en sí mismo, sino también, y principalmente, por las panorámicas de toda la ciudad que desde allí se pueden admirar.



noria detalle

Este carrusel de grandes dimensiones fue diseñado por un ingeniero británico llamado Walter B. Basset, allí por finales del siglo XIX. Su construcción se realizó entre los años 1896 y 1897. Y fue, desde su mismo origen que se constituyó como todo un símbolo de Viena.

Durante la Segunda Guerra Mundial esta gran rueda giratoria sufrió numerosos bombardeos que destruyeron sus cabinas. Sin embargo, la noria de Viena fue la única que, más allá de los embates, quedó en pie, al menos su estructura: el resto de las ruedas europeas no corrieron la misma suerte y fueron totalmente destruidas, tal fue el caso de la de Londres o la de París –las cuales también habían sido creación de Basset-. Una vez finalizada la guerra, la noria gigante fue reconstruida al mismo tiempo que la ciudad.

En Prater, además de esta rueda metálica gigante, hay toda una serie de juegos y atracciones que son el gran delirio de jóvenes, y no tan jóvenes, y de familias enteras. Además, en este enorme parque de diversiones hay todo tipo de cafés, casas de comidas y picadas, restaurantes típicos e incluso cervecerías.

Asimismo, el parque está rodeado por hermosos espacios verdes y alberga un museo, en la zona del Planetario, en el cual se pueden observar documentos y elementos parte de la historia del Prater, de la noria y de la ciudad, en general, entre otras muestras y colecciones (actualmente, los días domingos se pueden ver las colecciones permanentes con entrada libre y gratuita).

Retomando los servicios de entretenimiento del Prater, uno puede encontrase allí con 250 atracciones para todos los gustos y estilos: además de la noria gigante, destacan, aunque por otros motivos, el Turbo Boost, el Bungee Jump, el Ejection Seat y el Space Shot, que sí se caracterizan por alcanzar grandes velocidades. También hay montañas rusas y los infaltables trenes fantasmas y casas de terror, o circuitos con autitos eléctricos o chocadores, trenes internos que recorren gran parte del lugar, lanchas a motor, laberintos, emocionantes toboganes y una sala de espejos muy divertida, que va desfigurando las imágenes.

Panorámica 1

Panorámica del Prater. Foto: wikimedia

En la actualidad, la noria gigante está compuesta por 15 cabinas las cuales se pueden tomar con distintos motivos: desde la simple experiencia de ver Viena desde más de 60 metros de altura hasta compartir una cena romántica o hacer una reunión de negocios.

Asimismo, es posible organizar de antemano otros eventos, ya sean empresariales o sociales, incluso existe un servicio de celebración de bodas: hay un vagón lujoso con decoración estilo café vienés especialmente destinado para tal fin.

Y no sólo los juegos y entretenimientos son las posibilidades en Prater, también es una muy buena idea ir a dar un paseo por los alrededores del Parque de diversiones: el Prater Verde, como se lo conoce, es una superficie extensísima de prados y bosques que aseguran momentos de tranquilidad, belleza y contacto con la naturaleza. Es muy común ver por estos alrededores a gente haciendo caminatas, jogging, andando en bicicleta o en patines.

Además, en el Prater Verde hay zonas acuáticas, por lo que tampoco queda fuera del abanico de posibilidades la calma y belleza que puede transmitir el elemento líquido. Todo este gran territorio de árboles y paseos se extiende a lo largo del bulevar principal, cuya longitud alcanza los 4.5 kilómetros.

Otra opción para recorrer toda esta zona sin necesidad de caminar o de hacer ejercicio es la de tomar el Tren Liliput, cuya salida está cerca de la Noria Gigante y cuyo recorrido llega, incluso, hasta el famoso Estadio Ernst-Happel, lugar de encuentros deportivos y conciertos internacionales por excelencia. Hecha un vistazo a su agenda aquí.

Panorámica 2

Vista desde la noria. Foto: dansrey, en Flickr

Y si uno se aleja un poco de la arteria principal, puede llegar a otra zona que desemboca en viejos brazos del río Danubio, por lo que además de los paseos también es posible alquilar alguna pequeña barca para recorrer el lugar.

En fin, Viena es una caja de miles de sorpresas y posibilidades, pero si estás próximo a visitar esta hermosa capital europea no te pierdas uno de los mejores parques de diversiones ni la posibilidad de tener una vista única de la “capital de la música”, desde las alturas de la Noria Gigante.

Este lugar permanece abierto los 365 días del año, hasta el 30 de septiembre su horario de verano es desde las 9 de la mañana hasta las 11.45 de la noche.

Para mayor información sobre Austria y, en específico, sobre su capital, puedes chequear el sitio oficial de la Oficina Nacional de Turismo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...