El Pasaporte COVID extiende su buena imagen en Europa

La introducción del pasaporte COVID en Europa ayuda a que las naciones tengan control sobre los viajeros que se desplazan con la vacuna.

El mundo mira a Europa como destino perfecto para sus primeros viajes después de la pandemia. Desde Estados Unidos, sobre todo, Canadá o Asia, se fijan en lo bien que lo está haciendo Europa con el Pasaporte COVID y se llenan de confianza para viajar a los países europeos en busca de unas vacaciones tranquilas. De momento, este certificado digital verde que confirma que la persona propietaria del teléfono en el que se ha instalado la app está vacunada, se encuentra disponible en 12 países.

Así, además de España, también lo están usando: Alemania, Austria, Bulgaria, Croacia, República Checa, Dinamarca, Estonia, Grecia, Latvia, Lituania y Polonia.

No solo eso, sino que próximamente se añadirán otros 16 países, incluidos algunos que no están en la Unión Europea, pero que forman parte de lo que se conoce como zona del territorio Schengen: Bélgica, Chipre, Francia, Islandia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Liechtenstein, Países Bajos, Noruega, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia y Suiza.

A los ciudadanos de fuera de Europa, la existencia del pasaporte no les tiene que resultar especialmente importante, ya que, por ahora, se limita a tener control y registro de las personas europeas. Pero se está hablando de cómo podría llegar a ocurrir que la aplicación se adopte también en otras naciones y que así llegue a existir un documento interconectado que reúna a las personas vacunadas del mundo entero. Eso ayudaría a que se creara una forma de viajar aparentemente más cómoda y segura, si bien es cierto que hay muchas personas a las que no les gusta la idea de estar controladas por este tipo de app.

La aplicación incorpora los datos personales del viajero, como su fecha de nacimiento o el momento en el que se recibió la vacuna. También se incluyen enlaces con código QR que los especialistas de los aeropuertos podrán abrir con la intención de acceder a más información sobre el vacunado. Verán el hospital donde le pusieron la vacuna, el laboratorio que se ocupó de ella o incluso el nombre del centro que gestionó la vacuna, entre otros detalles.

Para evitar tener problemas legales o de privacidad, se ha constatado que el pasaporte de la COVID no comparte ningún dato de forma definitiva con quienes consultan los códigos. Así, si bien se almacena el código QR en el certificado de la aplicación, todos los datos están ocultos y solo se da acceso a los mismos de una manera breve y temporal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...