El museo d’Orsay llega a Madrid

La Fundación Mapfre, en Madrid, acoge hasta el 5 de mayo una exposición sobre el impresionismo que reúne 78 cuadros del museo d’Orsay de París, además de otra muestra sobre los artistas bohemios.

El Louvre, el Centro Georges Pompidou y el Musée d’Orsay son tres de las paradas imprescindibles de un viaje a París. Pues bien, para disfrutar de parte de la colección de este último ya no tendremos que viajar hasta la capital francesa, nos bastará con acercarnos hasta la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre en Madrid. Paul Gaugin, Vincent van Gogh o Tolouse-Lautrec son alguno de los artistas que encontraremos en ‘Impresionistas y postimpresionistas. El nacimiento del arte moderno’.

Se trata de 78 cuadros, la mayoría inéditos hasta ahora en España, pertenecientes a los fondos del museo d’Orsay. «El corazón de nuestra colección, la mejor parte», según Guy Cogeval, presidente del museo parisino, que no ha dudado en calificar de «bomba» la exposición, abierta al público desde el 2 de febrero hasta el 5 de mayo. Monet será el primer artista que nos encontremos en la exposición con nueve cuadros. ‘Estanque con nenúfares’ o varias versiones de la Catedral de Rouen serán la primera muestra del nivel de las obras.

‘Las bañistas’ de Renoir, ‘La entrada al puerto de Marsella’ de Signac, o Van Gogh con su célebre ‘Autorretrato’ de 1887 o el ‘Merendero de Montmatre’ son los siguientes artistas con los que nos encontraremos en la exposición, que como colofón cierra con los cinco paneles de los ‘Jardines Públicos’ de Édouard Vuillard. Antes también habremos podido disfrutar de ‘La señora’ de Cézanne, ‘Los almiares amarillos’ de Paul Gaugin o ‘El Talismán’ de Serusier. Básicamente, todos los grandes nombres del impresionismo.

Pero esta no será la única exposición que encontremos estos días en la Fundación Mapfre. En el primer piso nos encontraremos con ‘Luces de Bohemia‘, una exposición procedente del Grand Palais de París a la que se le han sumado obras de Goya, Picasso, Sorolla, Anglada Camarasa, Rusiñol o Juan de Echavarría que añaden el toque español a una muestra que alcanza el centenar de obras. Délacroix, Manet, Courbet, Hohenstein o van Gogh también están presentes en esta sala.

Como explica el director del Instituto de Cultura de Mapfre y comisario de ambas exposiciones, Pablo Jiménez Burillo, la unión de impresionistas y bohemios se justifica por la narración de la evolución hacia el siglo XX del impresionismo y el postimpresionismo hacia el mito del artista bohemio. A finales del siglo XIX, cuando los artistas pierden la protección de los mecenas pasan a vivir como bohémiens, el término francés que define a los gitanos, lo que desembocó en un nuevo estilo pictórico que encontramos en esta exposición.

Fuente: La Vanguardia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...