El cronut, la nueva sensación gastronómica neoyorquina

El cronut, mitad croissant, mitad donut, es un nuevo dulce que causa furor en Nueva York.

Cronut

El 10 de mayo, Dominique Ansel, el pastelero y dueño de una pequeña pastelería del mismo nombre en el barrio de SoHo, en Nueva York, puso a la venta un nuevo dulce: el cronut, un híbrido entre croissant y donut. Ansel no lo sabía, pero con su reciente creación estaba a punto de convertirse en el último grito gastronómico en la Gran Manzana. Y estar de moda en Manhattan, donde todo funciona a lo grande, significa pasar de la más pura normalidad a llegar a lo más alto en cuestión de días.

Un mes después de que Ansel pusiera a la venta los primeros cronuts, frente a la pastelería se forman largas colas de ansiosos clientes que quieren degustar la última moda en pastelería de Nueva York y, para ello, esperan en la calle desde antes de las 6 de la mañana. Como ya sucedió con la popularización de los cupcakes y de la pastelería Magnolia Bakery gracias a la serie Sexo en Nueva York, Dominique Ansel ha creado una nueva tendencia que nadie, ni neoyorquinos de pura cepa ni turistas curiosos, quiere perderse.

Tal es la expectación y el ansia por conseguir probar uno de esos dulces, a medio camino entre un cruasán francés y un donut, que en pocas semanas se ha creado incluso un mercado negro, y la pastelería se ha visto obligada a tomar medidas drásticas y a limitar la venta a dos por persona. Aun así, son muchos los que se las ingenian por comprarlos y venderlos, por el doble o el triple de su precio normal, 5 dólares, a las personas que no tienen tiempo de esperar o no desean hacer la cola. En Craiglist, el portal de compraventa más famoso de Nueva York, pueden encontrarse vendedores que comercian con cronuts a precios desorbitados.

¿Qué tiene de especial el cronut para enloquecer al público? Según Anser, el proceso de freír una masa de croissant como si fuera un donut no está al alcance de todos; él mismo probó un sinfín de recetas antes de dar con la fórmula mágica. Una fórmula imposible de recrear con palabras, así que ya sabes: ¡visita el SoHo y prueba por ti mismo esta nueva sensación neoyorquina!

Fuente: The Week

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...