El corazón de Europa, Praga

La ciudad de Praga es una de las más hermosas del mundo. Sus magníficos paisajes y la belleza de su arquitectura, es un ejemplo de cultura a nivel mundial. Conocida como el corazón de Europa, Praga es una ciudad que nadie debe perderse de visitar en el caso de tener la oportunidad de viajar.

En pleno corazón de Europa, encontramos una de las ciudades más hermosas del mundo y conjuntamente con Florencia, grandes exponentes del arte y la cultura mundial. Hablamos de la capital de la República Checa y en sí, de toda la región de Bohemia, Praga. Con aproximadamente 1.200.000 habitantes concentrados en 496 kilómetros cuadrados, Praga es un símbolo cultural del mundo entero.

Conocida por varios nombres, como «el corazón de Europa«, «la ciudad de las cien cúpulas» o «la madre de todas las ciudades«, Praga es una de las más antiguas ciudades europeas. Se calcula que los primeros asentamientos humanos se dan en el Neolítico y la ciudad fue propiamente fundada en el año 870, cuando se construye el Castillo de Praga.

ciudad-vieja.jpg

Ciudad Vieja de Praga. Foto: Wikipedia

Existe una leyenda checa de la princesa Libuse, quien fijó el lugar donde se fijaría la ciudad, que exclamaba «la gloria que va a tocar las estrellas«, y de haber existido, no estuvo muy errada, dada la magnitud y la importancia de la ciudad en el mundo cultural.

La ciudad crecía paulatinamente, hasta que en el siglo XIV comienza un florecimiento cultural y de la ciudad entera cuando el rey Checo y Emperador del Sacro Imperio Romano, Carlos IV, transformó Praga en la capital del Imperio.



La región de Bohemia pasa a ser parte del los territorios de los Habsburgo desde 1526 y a finales del siglo XVI la ciudad se convierte en la capital de Europa, trasladando hacia allí el centro cultural, político y social del continente, de la mano del Emperador Rudolf II de Habsburgo.

Ya entrado el siglo XX, y luego de la Primera Guerra Mundial, se conforma el país denominado Checoslovaquia, independizándose así del Imperio Austro-húngaro, dominante en ese entonces. Luego de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivir al dominio nazi en la ciudad, Checoslovaquia se alista en el bloque comunista comandado por la URSS. En 1968 estalla la llamada Primavera de Praga, una rebelión de los checos contra el régimen comunista rápidamente sofocado por el ejército soviético que domina la ciudad desde ese entonces.

Recién en 1989, Praga se transforma en el centro de la Revolución del Terciopelo, que pondría fin al socialismo en el país, pasándose al bloque capitalista al mismo instante y refloreciendo nuevamente como centro cultural importante en el mundo entero. En 1993, se decide por la vía pacífica dividir al país en República Checa y Eslovaquia, creciendo indefinidamente desde ese entonces.

Desde el año 1992, el casco histórico de la ciudad fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y es una zona realmente espectacular e imperdible de visitar. Se conforma por el Castillo de Praga, Barrio Pequeño, Ciudad Nueva, Ciudad Vieja, Vysehrad, Hradcany, Barrio Josefov y el Puente Carlos.

catedral-san-vito.jpg

Basílica de San Vito, en el Castillo de Praga. Foto: Wikipedia

El Castillo de Praga fue construido en el siglo IX y es un verdadero monumento que merece una visita, y varios aplausos. Contiene, además del Castillo, la Catedral San Vito, el Palacio Real antiguo, la Basílica de San Jorge y el Monasterio de San Jorge. Otra cosa que contiene es el Callejón del Oro y la Alquimia, lugar común de los alquimistas para reunirse y buscar la fórmula de conversión de metales ordinarios en oro.

Los jardines del Castillo son hermosos, los que se encuentran en la colina debajo del mismo. Los jardines son Ledeburska Zahrada, Mala Palfyho Zahrada y Velka Palfyho Zahrada, los tres con una belleza que deslumbra a los visitantes de la ciudad. Además desde allí, se puede acceder a la Plaza Valdstejn.

En Praga los castillos son muy comunes y los encontramos de todos los estilos artísticos que nos imaginemos. Desde clásicos hasta modernos, pasando por góticos, románticos, renacentistas y alguno de estilo francés, como el Konopiste. De estilo gótico encontramos varios como son Lednice, Karlstejn y Cesky Sternberk. Por otra parte, de aspecto renacentista encontramos el Kromeriz y el Cesky Krumlov. Finalmente de estilo romántico tenemos el Hluboká nad Vltavou. Muchos de estos castillos han sido reformados con la llegada del barroco a la ciudad, y por ello es que nos presentarán ese aspecto. La influencia de esta rama del arte y la arquitectura se nota en cada rincón de Praga.

Pero no sólo es recomendable por los castillos, sino que encontramos cientos de lugares para recorrer en este lugar, como pueden ser sus fabulosas cuevas, que forman una especie de laberinto con los ríos subterráneos de la ciudad y donde veremos varias salas con estalactitas y estalagmitas únicas en el mundo, donde se ve plasmada la huella dejada por la prehistoria. Las visitas son guiadas y existen tres cuevas para recorrer.

Existen además en Praga, un sinfín de monumentos religiosos para visitar, donde se podrán visitar enormidad de centros de todas las religiones, los cuales son lugares de peregrinación asiduos por fieles de todas partes del mundo y tanto de católicos, como de judíos y ortodoxos.

En relación a este tema, encontramos el famoso Barrio Judío o Josefov, donde habitan en él cientos de personas de esta rama religiosa desde la temprana Edad Media. La arquitectura que allí se apreciará es única en estilo, con fachadas decoradas que cargan sus calles de una belleza indescriptible. Asimismo, es el único complejo de monumentos históricos judíos de toda Europa central. Muchos de los edificios originales se han transformado o simplemente están escondidos tras fachadas modernas, por lo que debemos prestar debida atención al recorrer estas calles ya que nos encontraremos con muchos paisajes que en realidad ocultan lo que hay realmente.

puentes-de-praga.jpg

Los puentes de Praga. Foto: Sachafuentes

Los puentes de Praga son otros de los atractivos más importantes de la ciudad y brindan un paisaje único al río Moldava, donde encontraremos un romanticismo en sus orillas sencillamente espectacular.

Los vuelos a Praga son muy frecuentes desde todas partes del mundo ya que cuenta con un muy buen aeropuerto internacional. Eso sí, son más comunes los vuelos desde Europa, por lo que si nos encontramos en otra región del mundo, puede ser necesaria una escala en algún país de este continente. El alojamiento en Praga es muy amplio con varios hoteles y hostales de diversas calidades y tarifas, por lo cual podremos acomodar nuestro presupuesto según nuestras comodidades. Por lo general, las Agencias de Viajes poseen excursiones hacia Praga, lo cual no es muy recomendable para aquellos que desee recorrerla del todo y descubrir los secretos que esconde el corazón de Europa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...