De paseo por la sevillana calle Sierpes

Calle Sierpes

Comenzó llamándose Espaderos y, tiempo después, fue bautizada con su nombre actual: Sierpes, tal vez como forma de mantener viva una leyenda que decía que, en las alcantarillas de esa calle, habitaba una enorme serpiente que devoraba niños. Allí también se podían encontrar, entre los siglos XVII y XVIII, conventos y otras instituciones monásticas, además de la Cárcel Real, donde estuvo preso Miguel de Cervantes y, según se dice, se gestó el famoso Don Quijote de la Mancha.

Pero todo eso ya es historia: en la actualidad, Sierpes es la calle más comercial, transitada y donde se encuentran muchos hoteles en Sevilla, además de ser parte fundamental de la tradicional Carrera Oficial de la Semana Santa.

Si bien es muy concurrida por los visitantes que llegan a Sevilla en plan de compras, los españoles también frecuentan esta zona tanto para usarla de paso, como para establecer citas de todo tipo. Por supuesto que, al constituir un interesante sitio turístico, se han construido hoteles, bares, restaurantes y confiterías en sus alrededores para comodidad de los viajeros.

A modo de atracción, en la peatonal Sierpes los transeúntes pueden encontrar, durante todo el año, estatuas humanas, mimos, músicos, pintores y hasta vendedores ambulantes. Si paseas por allí en verano, podrás hallar en esas cuadras un refugio al agobiante calor acentuado por los rayos solares ya que los comerciantes colocan toldos a la altura de las azoteas, cubriendo toda la calle.

Si tu plan de viaje incluye a Sevilla, seguro en algún momento te encontrarás pisando la calle Sierpes e inmerso en ese bullicio. Por eso, no olvides que, además de tiendas comerciales, este sitio conserva mucha historia que lo hace aún más interesante.

Foto: megbryson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...