Cuidado con los animales del Parque Nacional Yellowstone

El parque nacional de Yellowstone está sufriendo las consecuencias del mal comportamiento de algunos visitantes.

En la prensa norteamericana se están leyendo comentarios bastante serios acerca del estado en el que se encuentra el turismo en el parque Nacional de Yellowstone. Este lugar no solo es conocido por su prominente presencia en teorías apocalípticas y del fin del mundo, sino también por tratarse de un fantástico entorno natural del que es recomendable disfrutar al menos una vez. Rizando el rizo, también es conocido por ser el hogar del Oso Yogui, pero pongámonos serios al transmitir la información.

En Yellowstone nos encontramos un entorno natural que corta la respiración. Los animales viven a su aire y disfrutan de un entorno que resulta idílico para ellos, salvo por la presencia de los humanos. La lista de grandes animales que se pueden encontrar a lo largo y ancho del parque es casi interminable. Podemos llegar a ver bisontes, osos, coyotes, cabras, lobos, zorros, linces o alces. También hay animales más pequeños, como murciélagos y, por supuesto, incontables especies de pájaros y reptiles.

La pregunta es, cómo puede ser que haya gente que visite Yellowstone y piense que están en Faunia. De eso es de lo que se quejan muchos de los expertos de la naturaleza, que no entienden que la gente no vea la diferencia. Los animales que viven en Yellowstone lo hacen sin límites, sin reglas, con sus propias reglas. Eso significa que no te puedes arriesgar a hacerte un selfie con un oso, porque el riesgo de que termines teniendo un susto es realmente alto. Lo mismo se puede decir de los bisontes, un tipo de mamífero al que no estamos tan acostumbrados y que puede llegar a ser extremadamente peligroso.

Eso no impide que haya muchas personas que deciden acercarse a los animales para intentar tocarlos, hacerse fotos con ellos o simplemente con la intención de tener un acercamiento de película. Por otro lado, tengamos en cuenta que este tipo de comportamiento no adecuado con los animales de Yellowstone se trata de un delito. Los incidentes en los que se ha dictaminado prisión para quienes han hecho este tipo de acciones son habituales, como cuando una mujer estaba llamando la atención de un grupo de bisontes hasta que uno de ellos la lanzó por los aires.

Normalmente los periodos de prisión que tienen que afrontar estas personas no son largos, pero sirven como para que no vuelvan a exponerse a nada parecido. Hay otros casos en los que las cantidades van más allá de unos pocos minutos. Por ejemplo, recientemente hubo un caso de alguien que no llegó a sufrir daños por parte de su encuentro con un bisonte, pero que fue condenado a pasar 130 días en prisión. Más que suficiente para abandonar su adicción al alcohol, la misma que le llevó, muy borracho, a ponerse delante del bisón e intentar llamar su atención.

También hay casos en los que los visitantes de Yellowstone se han atrevido a acercarse a un grupo de oseznos al encontrárselos aparentemente solos. Pero nunca hay que olvidar que, cuando hay oseznos cerca, la mamá oso siempre se encuentra cerca. Ese tipo de riesgo es algo a lo que nadie se quiere exponer, puesto que un oso enfadado puede llegar a ser extremadamente peligroso. Y, cuando sus crías están de por medio, los osos se enfadan muchísimo.

Es importante que, si vamos a visitar Yellowstone, tengamos todo esto en cuenta y que, ante todo, aprendamos de los errores que han cometido otros. Lo bueno del turismo en estos tiempos es que lo tenemos muy fácil gracias a la tecnología. Los móviles nos permiten hacer fotos a gran distancia y usarlos para sentir que estamos muy cerca del animal. No hay motivo para acercarnos más de lo que recomendado. No solo para evitar ponernos en peligro, sino también para no cometer ninguna infracción que nos pueda llevar a prisión o a afrontar una gran multa.

Y, como estamos hablando de riesgos en Yellowstone, si estáis pensando en visitar este lugar, no olvidéis tener cuidado con las aguas termales. No son aguas termales en las que sea posible bañarse y, aunque se trate de zonas que están apartadas y no fácilmente accesibles, son tan peligrosas que pueden provocar la muerte en cuestión de segundos. Es lo que le pasó a Colin Nathaniel Scott en el año 2016, que se salió de la ruta marcada y cayó en una de estas aguas termales que se encuentran a una temperatura tan elevada que derriten la piel casi al instante.

Otras de las aguas, auténticos géiseres, no derriten la piel con tanta rapidez, pero provocan quemaduras a las que es difícil sobrevivir. Son varias decenas de personas las que han fallecido en estas aguas, incluidos niños, por lo que es fundamental tener cuidado y no exponerse a ningún riesgo. Yellowstone puede ser un lugar fantástico, pero también uno muy peligroso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...