Confirmado: Los Juegos Olímpicos de Tokio sin voluntarios ni espectadores del extranjero

Japón toma la decisión de no permitir que espectadores del extranjero o voluntarios que no vivan en el país participen en los Juegos Olímpicos de 2020.

Japón quiere mantener los Juegos Olímpicos de 2020 (celebrados en 2021) de la manera más controlada posible. El país ha confirmado que no habrá espectadores que vengan del extranjero y también se ha confirmado que no se aceptarán a los miles de voluntarios residentes en otros países que habían gestionado su presencia en la cita deportiva de manera desinteresada.

La campaña para captar voluntarios por parte de la organización comenzó años atrás y tuvo una repercusión enorme, habiendo sido uno de los países que más posibilidades y facilidades ha dado a los interesados en echar una mano en la competición.

No obstante, en última instancia el gobierno japonés ha preferido dar marcha atrás en esta iniciativa con la intención de intentar evitar los contagios de coronavirus. Por otro lado, al haberse bloqueado también a los espectadores del extranjero, la realidad indica que la presencia de voluntarios del extranjero tiene mucho menos sentido. Al fin y al cabo, su papel principal iba a residir en ayudar a los espectadores a moverse por la ciudad, a llegar a los estadios y a, en general, disfrutar de una buena experiencia visitando Tokio. Dado que el trabajo de los voluntarios ya no va a tener que realizarse, es lógico que los voluntarios ya no sean necesarios.

No obstante, el país se enfrenta a un reto importante y también a las críticas de quienes habían invertido tiempo y esfuerzo preparando su voluntariado. Miles de jóvenes del mundo entero habían pasado exigentes controles e incluso participado en entrevistas online con los comités organizativos para poder garantizar una plaza entre los voluntarios de la cita deportiva. En algunos casos, se cuentan historias de cómo hay personas que se tomaron años sabáticos para poder disfrutar de la experiencia o que pusieron en espera otro tipo de planes. No obstante, con la COVID-19 entre manos, ya se podía imaginar que todo esto no iba a salir tal y como estaba previsto en un principio.

Lo que se puede ver es que, por otra parte, estos Juegos Olímpicos van a ser los más particulares de la historia moderna de la cita deportiva. Y también van a ser una oportunidad fabulosa para que los ciudadanos japoneses o extranjeros residentes en Japón, puedan disfrutar de los principales eventos del evento sin tener que sufrir aglomeraciones. Ahora Japón dará inicio a su campaña de atracción para cautivar al público nipón y, a buen seguro, utilizarán la fuerza que va a tener un argumento posible como “ven a disfrutar de unos Juegos Olímpicos cómodamente y sin dificultades”.

En cualquier caso, también se espera que Japón actúe de forma responsable y lleve a que la organización de los juegos se lleve a cabo sin demasiado autobombo para que indudablemente se puedan mantener las infecciones al mínimo. Japón continúa con unas cifras de contagios reducidas que, en cierta manera, se cree que se deben a que no se hacen tantas pruebas de PCR como en otros países. Las estadísticas así lo demuestran, pero, por otra parte, las cifras de ingresos en hospitales o incluso de muertes provocadas por el coronavirus no son tan altas como se podría imaginar.

En general, Japón está protagonizando uno de esos milagros que se han visto en pocos países donde el coronavirus se ha mantenido a raya. En parte porque sus ciudadanos, aunque con excepciones, están tomándose en serio la necesidad del uso de mascarilla, de utilizar el alcohol y de mantener las distancias. No es un caso que se firme al 100%, porque es fácil ver que hay personas que se saltan los espacios de separación en las colas del supermercado o que llevan la mascarilla por debajo de la nariz, pero al menos, en general sí que hay un elevado nivel de compromiso.

Después de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se celebrarán los Juegos Olímpicos de París 2024, un tiempo para el cual el coronavirus ya estará totalmente bajo control. Y en 2028 será el momento de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 2028. No sabemos si en un futuro no muy lejano Tokio tendrá la posibilidad de volver a realizar unos Juegos, algo que sería bonito por parte de la entidad organizadora, puesto que permitiría a la ciudad y el país sacarse la espinita que tienen clavada por todo lo ocurrido.

La capital japonesa ha invertido mucho para conseguir que estos Juegos sean absolutamente trascendentes y está cambiando, poco a poco, a fin de ajustarse más a las costumbres del extranjero. Siendo un país que en el pasado ha estado tan cerrado a las costumbres occidentales, al menos Tokio se merecería que dentro de unos años vuelva a tener la oportunidad de organizar unos Juegos Olímpicos. Y, en ese momento, sí que se permitirá a los voluntarios del extranjero echar una mano. Por ahora tendrán que esperar, pero sabemos que la seguridad es lo primero.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...