¿Cómo entrar en páginas bloqueadas cuando viajas al extranjero?

Si estás en el extranjero y hay páginas a las que no puedas entrar, es posible que necesites un servicio de VPN.

La peor sorpresa que te puedes llevar cuando viajas al extranjero es encontrarte con que, desde tu lugar de destino, no puedes acceder a determinadas páginas web. El motivo de ello es la geolocalización. Quizá cuando estás en tu día a día no lo notes, pero hay multitud de servicios que se encuentran bloqueados para que solo sean accesibles desde un país determinado. ¿Qué significa eso? Que es posible que no puedas recurrir a las páginas web que quieres visitar o los servicios en los que estás interesado. Esto, que puede que no sea impedimento si no vas a viajar más allá de unos pocos días, es posible que se convierta en un problema que tengas que solucionar de alguna manera.

Hay varias maneras de hacerlo, pero la más recomendable es mediante un servicio de VPN. Se trata de uno de los servicios más recurrentes para personas que trabajan en Internet o que utilizan su ordenador de una manera más profunda de lo habitual.

El aspecto positivo de los servicios VPN es que no solo te permiten editar tu geolocalización, sino que también aumentan el nivel de seguridad de tu conexión. Lo que hace este tipo de software es permitirte elegir un servidor distinto al cual te vas a conectar. Por ejemplo. Pongamos que estás en España y que, desde tu VPN, seleccionas un servidor de Brasil. Lo que harás en ese momento será pasar tu conexión por un servidor brasileño y, cuando te conectes a una web, dar la sensación de que lo estás haciendo como si estuvieras presencialmente en Brasil.

Por lo tanto, si te has ido de viaje a Brasil y usas el servicio VPN para redirigir la conexión hacia un servidor español, el programa te permitirá entrar libremente a las páginas de España que estén bloqueadas desde fuera del país. ¿Un ejemplo? Es la manera en la que puedes llegar a ver Netflix España y no tener que ver Netflix Brasil. ¿Por qué te interesa? Porque la versión brasileña de Netflix no tiene muchas películas en español de España. Te las encontrarías en español neutro, pero no en castellano.

Así que cambiar el servidor con el VPN puede resultar muy útil. Esto es algo que va más allá del streaming que ofrece Netflix, ya que hay muchas páginas y servicios que están protegidos de la misma manera. Al usar el servidor de redirección puedes saltarte los bloqueos de multitud de webs y así disfrutar de una experiencia más satisfactoria.

Pero, como te decimos, el VPN hace más por ti. Por ejemplo, protege tus datos personales, te deja al margen de los posibles ataques de los hackers, y evita que te veas expuesto a ciber-delitos. También es una buena manera de sentirte protegido en el caso de acceder a páginas que pueden ser sensibles. Así, si tienes costumbre de comprar online o de realizar distintas operaciones con tarjetas de crédito u otros aspectos de riesgo, tendrás la mayor garantía de saber que no te ocurrirá nada al respecto. La conexión VPN es un bloqueo que te ayudará a evitar todo tipo de incidentes y que hará que tu actividad en la red sea más segura y estés más tranquilo.

Algo que también queríamos decir es que, si bien hay servicios de VPN gratuitos, lo cierto es que el nivel de efectividad y seguridad que suelen proporcionar no es, ni de lejos, el mismo. Por ello, aunque puedes probar un VPN gratuito para acceder a páginas bloqueadas o ver contenidos, no podemos decir lo mismo de si lo quieres usar para acceder a cuentas bancarias o elementos sensibles. En ese caso siempre es mejor un servicio de pago. Lo positivo es que los precios no son altos, por menos de 10 euros al mes hay plataformas de VPN que ofrecen un buen rendimiento.

Otra alternativa es usar las páginas proxy, con las que se lleva a cabo un proceso similar, realizando la conexión a través de una página web en vez de por un servidor. Lo que suele ocurrir, no obstante, es que estas páginas dejen de funcionar en poco tiempo, lo que implica que es posible que el servicio te falte cuando más lo necesitas. Por otro lado, la seguridad de las páginas proxy no es precisamente alta. Diríamos que es incluso más reducida que la seguridad que dan los servicios de VPN gratuitos. Por ello, haz uso de los proxys solo para casos muy concretos. Por ejemplo, que haya un vídeo de YouTube o similar que no puedas ver por el bloqueo regional.

En conclusión. Si estás pensando en tener este tipo de cobertura y de disfrutar de la navegación y el uso de servicios sin problemas de geolocalización, lo mejor es un VPN. Hay muchos en la red. Seguro que encuentras uno que te ofrezca la mejor relación calidad-precio (no te decimos nombres porque es mejor que los busques por tu cuenta sin predisposición de las ideas que te diéramos).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...