Benicàssim, música y playa

Benicàssim no solo ofrece una de las mejores costas del Mar Mediterráneo, sino que tiene una de las referencias en el panorama musical español. En esta edición se celebra del 14 y el 17 de julio con el nombre de Festival Internacional de Benicàssim

Estoy seguro que no soy el único que está deseando coger la toalla, ponerse el bañador y llevar consigo una buena crema protectora, pero aún faltan unas semanas para que las condiciones sean las adecuadas. Ya se sabe que la primavera puede ofrecer varias caras en un mismo día. Por eso, ya estoy mirando los hoteles playa para no quedarme sin plaza este verano. Sobre todo, en según que zonas del país las plazas hoteleras son casi cota de caza.

El festival de Benicassim es una de las referencias musicales de España

Una de estos puntos más problemáticos en cuanto a la rapidez con la que se llenan los hoteles es la costa levantina. Especialmente interesado estoy en Benicàssim. Porque en esta localidad castellonense no solo está situada en la lista imaginaria de destino playeros por excelencia, sino que es la sede de uno de los festivales veraniegos con más solera e importancia de nuestro país.

Porque entre el 14 y el 17 de julio se celebra el Festival Internacional de Benicàssim Costa Azahar. En esta edición creo que se han superado con un cartel de auténtico lujo con nombres tan destacados como Arcade Fire, Arctic Monkeys, Mumford & Sons, Portishead o The Strokes, por nombres algunos de los grupos. Si ya de por sí mismos, cualquiera de estos cabezas de cartel merecerían ser tratados como grandes estrellas del panorama musical actual.

Por si todo esto fuera poco, y aún tienes fuerzas para hacer más cosas que saltar y disfrutar de estos grandes conciertos y de descansar, y bañarse en sus magnificas playas, puedes aprovechar para hacer turismo en esta localidad. Primero disfrutar de su naturaleza, que ha sido muy generosa con ella y le ha proporcionado además de playa, una peculiar orografía, en la que hay multitud de cuevas y riscos.

A pesar de ser una población eminentemente turística, aún hay vestigios de lo que fue la vida antes de la llegada masiva del turismo. Uno de estos vestigios está en la Torre de Sant Vicent, que era una de las 18 atalayas que contaba lo que hoy es la provincia de Castellón y que tenían el gran objetivo de la vigilancia y protección respecto a los ataques de la piratería de la época. La construcción fue del siglo XVI. Otro de los lugares que merecen la pena visitarse es la colección de villas típicas que salpican la localidad, concretamente en el denominado Biarritz valenciano, un conjunto de villas de una gran riqueza arquitectónica.

Fotografía: jjoorrggee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...