Los lagos de Plitvice en Hrvatska, Croacia

Croacia tiene ocho Parques Naturales, pero el más grande y destacado es de los Lagos de Plitvice. Por sus paisajes, su colorido, sus olores y sus senderos que facilitan el acceso, hacen de él un lugar que más bien parece de ensueño. Los recorridos fáciles de seguir nos llevan a visitar lagos, cataratas, manantiales y bosques.

Croacia es en general un país que, aunque haya pasado recientemente por un conflicto bélico, ha sabido reponerse rápidamente. Aunque ha permanecido durante décadas con un turismo muy reducido debido al régimen dictatorial que reinaba antes del conflicto, ahora son muchos los que deciden pasar sus vacaciones en este país. Entre otros muchos motivos por su clima, sus paisajes, sus gentes, por sus playas familiares y encantadoras (aunque con demasiada piedra y roca), por la seguridad que se respira en sus calles limpias, la buena organización turística y, lo que es también importante, porque la vida allí no es demasiado cara.

Hay senderos que rodean los lagos para admirar su belleza.

Así pues, la mezcla de todos estos detalles hace de Croacia un lugar muy interesante para ir de vacaciones. Tiene en total ocho Parque Nacionales, aunque uno de los lugares más bellos y grandes es el de los Lagos Plitvice. La visita a ellos no queda nunca en el olvido y es difícil retratar tanta belleza, ni siquiera en las fotos, ya que el color de sus aguas será difícil de igualar. En el año 1979, ampliado en el 2000, se catalogó este lugar como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Este Parque Nacional cuyo enclave geográfico lo sitúa a unos doscientos kilómetros de la costa y en la región montañosa de Lika, está bañado por dieciséis lagos, cascadas y manantiales y rodeada por frondosos bosques. La combinación del clima marítimo y continental hace que este lugar tenga veranos suaves e inviernos muy fríos, con nieve. De esta forma, si repites la visita puedes hacerlo en otra estación, para revivir sus paisajes con otra vista también muy bonita, pero diferente.

Las aguas cristalinas reflejan y dejan pasar la luz combinando un sinfín de colores y paisajes.

Para visitar estos lagos se ha de ir a pie, ya que hay muchos senderos que los rodean y puentes de madera, aunque los lagos más grandes se visitan en barca. Uno de los fenómenos turísticos de la zona son las bodas a pie de catarata tan populares allí. Los senderos no sólo rodean los lagos, también se adentran en los bosques. El fenómeno más bonito de ver son los colores, tanto de los bosques, como de las aguas.

Los bosques tienen colores impresionantes y se convierten en paisajes de cuento.

Los colores de los bosques son impresionantes porque combinan una gama de verdes, marrones, amarillos y ocres  que luego se reflejan en el agua. Sus aguas cristalinas, son capaces de reflejar cualquier tonalidad que las rodee, desde los minerales del fondo de los lagos, hasta el color del bosque o el musgo. Incluso, dependiendo de cómo el rayo de sol cruce sus tranquilas aguas, cualquier pequeño cambio. Sus colores pueden ir  desde gris hasta azul turquesa. El color, el olor y el sonido acompañan al viajero en este recorrido de gran belleza, ¿no te apetece verlo con tus propios ojos?

Foto por David THIBAULT en Flickr

Foto por premus en Flickr

Foto por lrumiha en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...