La Isla de Kampa

En Praga, bajo el Puente de Carlos, está la isla de Kampa. Entre sus atractivos están el Muro de John Lennon, el molino del gran prior o el Museo Kampa, junto a unas esculturas de David Cerny.

La Isla de Kampa es uno de los lugares más desconocidos de Praga, y no precisamente porque esté mal situada. Se trata de una pequeña isla en el río Moldava, situada bajo el siempre bullicioso Puente de Carlos, ideal para descansar un rato, sentarnos a comer bajo un árbol si el tiempo acompaña y, como no, hacer el turista un rato. Acceder a ella es fácil, solo hay que bajar unas escaleras que hay en el lado izquierdo del Puente de Carlos justo antes de llegar a Mala Strana.

El Muro de John Lennon es todo un símbolo de la resistencia pacífica contra el régimen comunista de Checoslovaquia.

Lo que más nos sorprenderá, sin lugar a dudas, es el muro de Lennon. ¿Qué relación tenía el beatle con Praga? Prácticamente, ninguna. Pero su figura era muy admirada por los jóvenes pacifistas de Europa central, y tras su asesinato en 1980 este muro se cubrió espontáneamente de pintadas con frases de canciones de los Beatles y de Lennon, y un retrato suyo. La policía comunista mandó borrarlo, pero pese a los muchos intentos del régimen checoslovaco por evitarlo, las pintadas siempre se reproducían, creando así un espacio de protesta que hoy en día es un símbolo de la libertad de expresión y la rebelión no violenta de los jóvenes checoslovacos. Tras la caída del comunismo y la disolución de Checoslovaquia, el muro volvió a ser propiedad de la Orden de Malta, que en 1998 lo restauró. Aún hoy, visitantes de todo el mundo dejan su mensaje en esta pared, situada en la plaza Velkoprevorské.

Para llegar al muro, es fácil que pasemos por delante del Molino del Gran Prior. Es el único molino de agua que queda en la isla de los muchos que habían antiguamente. Para que giraran, se construyó expresamente el Certovka, un canal artificial. Antiguamente, las mujeres acudían a lavar la ropa a esta isla; y fue en ella donde los soldados españoles acamparon en la batalla de la Montaña Blanca, el siglo XVII. En el centro de la isla hay un gran parque, un buen sitio para descansar durante nuestra visita a la ciudad checa. En el parque nos encontraremos Babies, tres esculturas de unos bebés sin cara. Son obra del siempre polémico escultor checo David Cerny, y si vamos a la  TV Tower -el repetidor de televisión que hay en el distrito de Zizkov- nos encontraremos con el resto de estos bebés subidos por la torre.

Al lado de los bebés de Cerny está el Museo Kampa. Es un museo de arte contemporáneo y moderno que abrió sus puertas en 2002, y contiene una importante colección de obras de arte moderno de Europa central. También hay colecciones de Frantisek Kupka, pintor vanguardista y uno de los pioneros de la pintura abstracta, y Otto Gutfreund, uno de los escultores checos que tuvo mayor proyección en el siglo pasado. Este museo, que está en el Sova, un molino restaurado, es gratis el primer miércoles de cada mes, y en el exterior podemos ver una serie de pingüinos de plástico amarillos que por la noche están iluminados.

Al lado del Museo Kampa está la escultura Babies, obra del esultor David Cerny.

Fotos: Mataparda y Frédéric Chateaux

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...