¿Dónde podemos encontrar bosques otoñales en España?

En otoño podemos realizar paseos observando y deleitándonos de la belleza de la naturaleza. Si algo tiene el otoño son los bosques de hoja caduca. En ellos podemos observar como en tan solo dos meses los árboles se quedan si hojas, pasando por ellas todas las tonalidades de esta época del año: naranjas, amarillos, rojos, marrones, ocres, etc.

Llegada la época de otoño, una de las estaciones más apropiadas para hacer una escapada romántica, y uno de los atractivos que tenemos es pasear por nuestros bosques, sobre todo porque el paisaje se vuelve del color del otoño, son lo que llamamos bosques otoñales. Bosques que por los árboles que lo conforman, sus hojas, su color y su olor, en otoño se vuelven característicos de un espectáculo que es una pena perderse. ¿Pero dónde los podemos encontrar? No todos los bosques valen, hay que centrarse en los que tienen árboles de hoja caduca, como el castaño, peral, olmos, arces, plataneros, hayas, etc.

El Montseny, donde encontrarás bosques otoñales para visitar.

Unos de los más vistosos en colorido son los bosques formados por hayas, ya que éste árbol, emparentado con castaños y robles, puede medir hasta 40 metros de altura y vivir hasta tres cientos años. En España tenemos uno de los hayedos más importantes de la zona europea: la Selva de Irati, situado al principio del río Irati, en el valle  de Salazar, Navarra. Este bosque, en otoño, es un espectáculo digno de ver. Sus hojas verdes, en tan sólo dos meses pasan por todas las tonalidades del color del otoño hasta caerse por completo. Además, la gama de colores es extensa en estos bosques porque se mezclan con los colores de otros árboles, como los abetos blancos.

Otro árbol característico del otoño: el castaño. Y uno de los lugares en España donde podemos visitar bosques de castaños es en Galicia, ya que su climatología propicia su desarrollo. El castaño crece muy rápido (al contrario que la haya, que es lenta en crecimiento) pero alcanza alturas que pueden llegar hasta los 35 metros. Este árbol, además de mostrarnos el color de sus hojas, también nos muestra otro colorido, el de su fruto: la castaña, que se encuentra envuelta con finas púas que simulan a un erizo.

En Cataluña podemos encontrar también lugares donde podemos disfrutar del espectáculo de los bosques otoñales. Por ejemplo, tenemos la zona de Puigsacalm, situada entre Osona y la Garrotxa. En su lado opuesto, encontramos el bosque de la  Gravolosa (Sant Pere de Torelló, en Barcelona) que está situado en el pre-pirineo catalán, en la zona de la sierra dels Llancers. Este bosque está compuesto por numerosas hayas centenarias de unos 40 metros de altura. Éste árbol está considerado por la Generalitat de Catalunya como árbol monumental.

Sin dejar Catalunya, otra ruta interesante es sin duda el Bosque de Erola, que tendremos que atravesar si queremos llegar al paraje del Santuario De Sant Segimon Del Montseny. En esta ruta disfrutaremos de un paisaje de bosques de castaños y hayas, uno de los más importantes de Catalunya. El bosque de Erola se encuentra en el Parque Natural del Montseny, cerca de Viladrau y al norte del Matagalls. Otros lugares de la geografía catalana de interés en esta época del año son por ejemplo Olot, Ripoll (en la zona de los «bufadors de Beví»), Ribes de Freser, el Paraje Natural del Massís del Pedraforca declarado de Interés Nacional, etc.

Foto: Kom_bo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...