El Valle de Arán, la montaña ante tus pies

En la Península Ibérica, aunque algunos no lo crean, podemos disfrutar de paisajes que nos dejan impresionados y donde podemos pasar unos días que recordaremos siempre. En este caso, nos vamos a ir hasta la zona del Pirineo Catalán, donde se encuentra un territorio montañoso perfecto para visitar en cualquier época del año, el Valle de Arán.

El Valle de Arán

El Valle de Arán.

En los 33 pueblos que lo forman observamos las mismas vistas, unas grandes explanadas verdes rodeadas de montañas que se alzan ante nosotros y que hacen que nos sintamos como una pequeña mota de polvo en ese momento ante tal grandiosidad.

Al igual que ha ocurrido en muchos otros lugares, se trata de una comarca que basaba su economía en la ganadería, ya que la mayoría de la población se dedicaba a ello, pero desde hace algunos años, el turismo es su fuente máxima de ingresos.

Una de las cosas que más importancia tiene en esta zona, son los deportes de nieve. Al gozar de un clima frío y una estratégica localización, el Valle de Arán se convierte en el destino idóneo para los interesados en este deporte. La estación más visitada y que todos conoceremos es la de Baqueira Beret, donde acude la Familia Real de España cada vez que puede a practicar el esquí. Gracias a dicha estación, se ha desarrollado mucho más el turismo, sobre todo el turismo rural.

Otro de los atractivos turísticos de la zona, es la gastronomía. Si buscamos bien entre todos los restaurantes repartidos por cada uno de los pueblos, encontraremos sitios en los que deleitarnos con los magníficos platos típicos araneses como por ejemplo las sopas, muy solicitadas en invierno o la famosa olla aranesa. Además son expertos en repostería, así que te recomendamos que dejes un hueco para unos crepes de chocolate y que te pongas unos pantalones anchos.

Después de comer, es turno de un plan tranquilo como un baño en los balnearios cercanos, que pueden presumir de estar bien situados por los recursos naturales de los que dispone la zona.

Tras la relajación, un paseo por la ciudad al atardecer es lo más apropiado. Puedes visitar sitios como la Iglesia románica de Sant Miquèu de Vielha, el molino de harina La Molà de Salardú o el Museo de la Nieve de Unha, donde conocerás cómo vivía la gente antiguamente. Pero todo esto hazlo con cuidado, porque puedes encontrarte especies animales que además están el peligro de extinción como el quebrantahuesos o el oso pardo.

No dejes de perderte estos parajes naturales. Somos afortunados de tenerlos.

Foto | Kooma

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...