Dormir en una estación de tren

Una treintena de estaciones de tren rurales abandonadas se han convertido en alojamientos para viajeros, ya sea en forma de albergue, casa rural o incluso hoteles. Todas tienen su encanto y unas características que las hacen únicas.

La antigua estación de tren de Benifallet.

Uno de los peores aspectos de los viajes son las conexiones. ¿A quién no le ha pasado nunca eso de que se retrasa el avión o el tren? Aeropuertos y estaciones de tren se convierten en improvisados campamentos donde echar una siestecita e intentar matar las horas hasta que salga el tren. También puede ser que nos haya tocado pasar allí alguna noche porque nuestro viaje empezaba a primera hora, y seguro que nuestra espalda no guarda muy buen recuerdo de ello.

Hoy, os proponemos pasar una noche en una estación de tren pero de forma muy diferente. Unas 30 estaciones rurales abandonadas se han reconvertido en alojamientos para viajeros. La mayoría son albergues, otras se han convertido en hoteles con encanto y el resto se pueden alquilar como casas rurales. ¿Os imagináis pasar una noche entera con toda una estación de tren a vuestra disposición? Vamos a conocer algunas de las más bonitas.

Empezamos en l’Antiga Estació de Benifallet (Tarragona), con cuatro habitaciones que funcionan como pensión, otras cuatro como albergue y una zona de acampada. A unos 20 kilómetros de Tortosa y el Delta del Ebro, es ideal para recorrer la Vía Verde de la Terra Alta. En el casco antiguo Bocairent (Valencia) encontramos el Hotel l’Estació, que pese a haberse ampliado y haber añadido una piscina, mantiene en pie la estación original, y tiene un vagón en el jardín para recordar su pasado.

Andalucía nos ofrece tres de estas estaciones. La primera es La Antigua Estación de Villamartín (Cádiz), una estación fantasma puesto que ningún tren ha pasado jamás por ella. Está junto a un aeródromo, ideal para practicar deportes aéreos. Tampoco pasó el tren por las de Olvera, Puerto Serrano y Coripe (Sevilla), desde las que podemos recorrer la Vía Verde de las Montañas Sevillanas. El ferrocarril si que llegó a las tres casas rurales de la Antigua Estación de Almonáster (Huelva) en pleno Parque Natural de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche.

El Albergue de la Estación de Gallur (Zaragoza).

Cerca del Cañón del Río Lobos, en Burgos, está la estación del Río Lobos en Hontoria del Pinar, convertida en albergue. Sus antiguos servicios son ahora una casa rural. No muy lejos está la estación de Rabanera, donde además de las habitaciones el refugio del apeadero es ahora comedor de parrilladas, ideal para probar los productos de la tierra.

Acabamos en Aragón. El Albergue de Gallur (Zaragoza) hace que la antigua estación del tren de las cinco villas sea un punto de partida perfecto para hacer senderismo por el Moncayo o para comenzar el Camino de Santiago desde su vertiente maña. En La Torre del Compte (Teruel) está el Hotel La Parada del Compte, el más lujoso de todos. Nos costará creer que en su día fue una estación de tren.

Y vosotros, ¿ conocéis más estaciones reconvertidas en alojamiento?

Imágenes: captura de pantalla de estaciodebenifallet.com y alberguemunicipalgallur.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...