Tozeur, el mayor oasis de Túnez

¿Imaginas un paraíso exótico lleno de palmeras y fuentes naturales casi a las puertas del desierto? Ese lugar existe y se trata de un sitio privilegiado en Túnez. Visitar Tozeur significa perderse entre su naturaleza a través de rutas en dromedario, todoterreno o mediante visitas guiadas. Sin duda, un destino obligado que os sorprenderá.

Tozeur

Tozeur es una ciudad del sur oeste de Túnez que es conocida entre los turistas y visitantes por ser el mayor oasis del país. Un enclave natural lleno de palmeras y agua al borde del Desierto del Sáhara, en el Gran Erg Oriental y entre planicies desecadas con lechos de sal. Podríamos decir que Tozeur es la heredera de la latina Thusuros, un puesto avanzado romano para el control del comercio y de las caravanas del desierto en tiempos del Imperio. Tanto es así que Tozeur fue uno de los enclaves del pueblo númida en el sur.

El Oasis de Tozeur lo forma un bosque de mil hectáreas repleto de 400.000 palmeras que se alimentan a través de las más de doscientas fuentes que existen en la zona, además de incontables pozos. Esta relativa abundancia de agua permite una agricultura que es casi un milagro, como se puede ver en los huertos situados bajo las omnipresentes palmeras datileras. De hecho, contamos incluso con un más que sorprendente club de golf: Tozeur Oasis Golf Course.

Esta ciudad es llamada, con toda razón y dada su posición geográfica, como «la puerta del desierto«. Un lugar que, a día de hoy, ocupa un puesto preeminente en el turismo activo y de aventura. En Tozeur podremos llevar a cabo múltiples actividades, sobre todo en los mejores momentos del año cuando se relaja el extremo calor. Excursiones a pie, senderismo con el apoyo de dromedarios de caravana, rutas con todoterrenos, vuelos en globo o ultraligero y, como no, visitas temáticas. Estas rutas temáticas se realizan precisamente por los emplazamientos romanos de la zona cuyas ruinas aún se mantienen en su sitio, como es el caso de Chebika, Tamerza o Midés. Una visita que se puede completar con un recorrido también a pie por los cañones, cárcavas y ramblas de sus lechos de ríos estacionales.

En Tozeur, además de entrar en contacto con la naturaleza, podrás descubrir otros lugares de interés, especialmente para el viajero curioso. De entre todos ellos cabe destacar el barrio de Ouled el-Hadef, con una arquitectura tradicional que data del siglo XIV construida a base de muros de ladrillos colocados en relieve. Su trama urbana es estrecha y laberíntica. Para entender la organización de la vida dentro del oasis y el papel socioeconómico de la palmera datilera, tiene que visitar el Eden Palm. Se trata de un auténtico museo vivo con visitas guiadas que sorprenden con datos tan curiosos como que la palmera datilera no es un árbol sino una hierba gigante que vive ciento cincuenta años.

Resulta ideal ir al museo por la mañana para visitarlo, ofrecerse un desayuno en su oasis para degustar los dulces elixires derivados de la palmera datilera. Luego, una manera original de sobrevolar un oasis es recorrérselo de palmeral en palmeral en tirolina. La experiencia es única y todos suelen disfrutarla. Salvo algunos que optan por unos espacios para un momento chill-out en el espacio lúdico, Sahara Lounge.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...