Shinkansen, la realidad del tren bala más efectivo del mundo

Los países se fijan en los Shinkansen para conseguir fabricar sus propios trenes bala, pero todos buscan el ahorro sobre la oportunidad de aportar más seguridad.

Tren bala de Japón

Leemos con interés una columna de la prensa japonesa en la cual se retratan los problemas aparentes que tiene el Shinkansen, el tren bala de Japón. Este fue durante mucho tiempo una referencia y el único método de transporte de tan alta seguridad y velocidad, pero con el paso del tiempo ya se han fabricado similares trenes en otras partes del mundo. No obstante, lo que se preguntan los nipones es por qué si su tren bala está confirmado y reconfirmado que es el mejor del planeta, no se encuentra ya extendido en otros países.

Y es una pregunta inteligente. El Shinkansen lleva 50 años dándolo todo. Actualmente ya no es el tren bala más rápido del mundo, único aspecto en el que sale peor parado que otras propuestas. Pero sí es el mejor en términos generales, el más seguro, el de mayor puntualidad y el que ofrece una tecnología más precisa en todos los aspectos. En comparación con esto, en Francia y China también se fabrican trenes bala, pero su nivel de calidad general no llega a una categoría tan elevada.

El único aspecto en el que destacan los trenes bala de China y Francia es en velocidad, ¿pero a qué precio? En Japón recuerdan que los trenes de otras naciones han provocado accidentes y pérdidas humanas, algo que no ha ocurrido con sus vehículos.

El tren bala más rápido de Japón alcanza una velocidad de 320 kilómetros por hora, algo que no es tan sorprendente. No obstante, los trenes de Japón de la categoría Shinkansen son los que mejor han sabido dominar las curvas, algo obligatorio a la vista de la estructura del propio país. Y aún con este dominio que realizan sobre los trenes bala de otros países, los Shinkansen no se exportan a otras naciones para que los utilicen. ¿Dónde está entonces el problema? Seguramente se podrían haber evitado muchos accidentes ocurridos en otros países donde están disponibles y en activo los trenes bala.

Japón se enorgullece de declarar que en 50 años de existencia no ha fallecido nadie en un accidente de tren bala en su país. Nadie. Ni siquiera en el Terremoto y Tsunami producido en el año 2011 falleció nadie. Otros países, y desgraciadamente no tenemos que alejarnos del nuestro, sí han tenido bajas. El problema y la justificación de por qué los Shinkansen no se exportan a otros países es porque las naciones, al menos según comenta la prensa japonesa, no quieren invertir tanto dinero como el que cuestan los sistemas nipones. España se conforma comprando los trenes de Francia, porque son más baratos, mientras que China exporta a un buen surtido de otros países. Japón es un modelo a seguir, pero luego las naciones no se quieren gastar el dinero que imponen los nipones. Quizá los habitantes de los países afectados tengan que dejar ver que para ellos es más importante la calidad y seguridad que otros aspectos.

Vía: Japan Today

Foto: aun4496

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...