Las 10 mejores ventajas de viajar en tren

Hacemos un top 10 con las mejores ventajas de viajar en tren de las que te puedes beneficiar si optas por este método de transporte.

Si tienes experiencia, sabrás que las ventajas de viajar en tren son numerosas. Hay muchas oportunidades y aspectos positivos de los que sacar partido que normalmente dejamos de lado cuando optamos por el avión, el coche o incluso el autobús.

1. El precio

En comparación al avión, el tren te aporta una mayor flexibilidad de tarifas. Si viajas en AVE o en algún otro tipo de tren de alta gama o gran velocidad, posiblemente pagarás más de la cuenta y no ahorrarás tanto en comparación al avión (o incluso tendrás que pagar más). Pero lo bonito de los trenes es que hay tantas opciones que seguro que encuentras una que te resulte más barata de lo que puedas imaginar. Tendrás que ajustarte a unos horarios determinados, pero eso quizá también te permita pasar la noche en el tren y ahorrarte una noche de hotel, lo que no viene nada mal.

Tampoco te tienes que preocupar por el equipaje o por tener que pagar más debido a que llevas exceso de maletas. En el tren no hay límite y lo único difícil será buscar un sitio donde colocar las maletas o las bolsas que lleves.

2. Es más cómodo y sencillo

En los aviones hay demasiados controles de seguridad y procedimientos que hay que seguir hasta el momento en el que llegas a sentarte en tu plaza. Es demasiado complejo y puede convertirse en un proceso tan pesado que se te quiten las ganas y el entusiasmo que llevabas al inicio del viaje. Con los trenes todo es mucho más fácil. Lo único que tienes que hacer es guardar cola y entregar tu billete a la persona que esté controlando el acceso. Luego puedes avanzar a la vía y allí buscar el vagón que te corresponda.

Todo es más fluido y sencillo, de forma que no tienes que invertir tanta energía en los procedimientos metódicos que tienen los aviones.

3. Asientos más cómodos

Hay trenes que se podrían convertir en tu peor pesadilla, con asientos pequeños y esos cuartos en los que hasta seis personas van juntas encerradas tan pegadas que es difícil respirar. Pero, si nos basamos en el tren estándar, normalmente los asientos son espaciosos y más cómodos que los asientos de los aviones. Todo cambia si vuelas en primera clase, pero si vas a ir en clase turista, el tren te proporcionará una mayor comodidad que el avión.

Una de las ventajas, además del espacio, es que no tienes que estar pegado a la ventanilla intentando encontrar un poco de hueco para sentirte a gusto. Porque en el avión, si te toca viajar en la ventanilla y es una fila de tres asientos, la dificultad para moverte será extrema. Imagina que quieres ir al baño: se convierte en una misión casi imposible.

Los asientos de los trenes son más cómodos, espaciosos y te aportan la flexibilidad de poder ir al baño con mucha más facilidad.

4. Cafetería accesible con facilidad

¿No estás cómodo en tu asiento? ¿Quieres tomarte un café? Te puedes ir a la cafetería del tren para desconectar un poco y tomarte algo. En el avión tienes que quedarte sentado y esperar a que el asistente de vuelo se pase por tu butaca para ofrecerte algo. Además, el pago de lo que consumas en el avión siempre es más complicado, por no decir que los precios suelen ser más altos que los de los trenes (y eso que en los trenes tampoco son precisamente baratos).

5. Puedes levantarte a mirar por la ventana

Algo que nos gusta hacer mucho al viajar en tren es levantarnos de nuestro asiento e ir a una de las ventanas que hay en los pasillos, o incluso a una de las puertas de subida y salida. Mientras el tren está en marcha se convierte en una propuesta de lo más relajada y agradable en la que es posible obtener mucha satisfacción. Eso, por supuesto, no lo puedes hacer en el avión. En el avión puedes mirar por la ventanilla (si te ha tocado) o ver la televisión que tenga el asiento. Poco más.

6. Tienes menos miedo

Las estadísticas dicen que el avión es el método de transporte más seguro del mundo. Pero lo cierto es que a todos nos aterroriza. No podemos evitarlo. El tren, por su lado, es un sistema de transporte que no nos da ningún tipo de miedo y en el cual nos encontramos a salvo. Tener los “pies en el suelo” es algo que proporciona una gran tranquilidad.

7. Salir del tren es muy fácil

Ocurre lo mismo que decíamos en un punto anterior sobre la entrada en el tren: todo es súper sencillo. En el avión, al aterrizar tienes que esperar un buen rato a que el avión se coloque en su posición, luego caminar todo el camino hasta el aeropuerto, esperar a que salga la maleta (cruzar los dedos para que no se haya perdido), ir al control de aduanas y pasar por más trámites, como que la policía controle tu equipaje y lo revise.

A diferencia de esto, cuando llegas en tren a tu destino, sales del tren, pones rumbo a la salida y ya estás en la ciudad a la que hayas ido de viaje. Sin más.

8. La estación de tren está más cerca

¿Dónde están los aeropuertos? Donde San Pedro perdió la boina: siempre lejos. El transporte del aeropuerto hasta la ciudad te saldrá por un pico en taxi o tendrás que hacer malabares con tu app de mapas y de viaje para poder apañarte para poder llegar a tu hotel. Pero con las estaciones de tren todo cambia, ya que suelen estar en el centro de la ciudad y es muy fácil acceder a ellas. Esta comodidad y accesibilidad no tiene precio.

Otra ventaja de ello es que no tienes que salir 2-3 horas antes para ir al aeropuerto, porque como la estación de tren está cerca, sabes que llegarás pronto pase lo que pase.

9. El tren es ecológico

¿Sabes que este método de transporte es el más ecológico por el que puedes optar? Todos los demás producen una mayor emisión de contaminantes a la atmósfera. Los trenes solo son responsables del 1,8% de las liberaciones de dióxido de carbono que se realizan en el mundo. A diferencia de esto, los coches y autobuses ocupan un 71%, y los aviones son responsables de un 12,3%.

10. Relaja y es bonito

El paisaje que tienes por la ventanilla cuando viajas en avión puede ser bonito en algunos momentos, pero normalmente no tiene mucho misterio: son nubes. Puedes quedarte mirando por la ventanilla con la esperanza de ver a Superman, pero poco más vas a sacar de la experiencia. A diferencia de ello, con el tren estás pasando de forma constante por lugares reales, sitios que podrías pisar tú mismo y por los que podrías caminar. Te esperan lagos, montañas, pueblos y todo tipo de lugares que podrán hacerte disfrutar de una gran experiencia de relajación y riqueza.

Así que, la próxima vez que vayas a salir de viaje, no lo dudes: el tren se puede convertir en tu mejor opción. Con los años nos hemos dejado encandilar demasiado por los aviones, pero, en realidad, el tren siempre ha sido el método de transporte que más nos ha apasionado. Hoy día, intentemos, por todos los motivos que hemos dado, volver a disfrutar de esta forma de viajar. Y si alguno ha llegado a este artículo buscando información de la película protagonizada por Luis Tosar, Pilar Castro y Ernesto Alterio, titulada Ventajas de viajar en tren, te podemos decir que sí, que conocer personas también es algo que te permite el tren y que en un avión es mucho más complicado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...