San Valentín en Japón: dos días mejor que uno

Los japoneses tienen la costumbre de celebrar el día de San Valentín dos días: el 14 de febrero y el 14 de marzo.

¿Alguna vez te has preguntado cómo se celebra el día de San Valentín en otros países? Para nosotros es un momento especial que compartir con la persona a la que quieres. Siempre hay un regalo de por medio para el ser querido, como unas flores o unos bombones. Y, el tiempo en conjunto, se invierte de una forma romántica a ser posible. Pero, en otras culturas, las tradiciones son distintas. Japón, por ejemplo, no solo celebra San Valentín en un día, sino que divide la celebración en dos días diferentes para que exista una conexión y un periodo de tiempo de “análisis” entre uno y otro.

14 de febrero: chocolate para los chicos

Japón no celebraba San Valentín hasta que una empresa, Morozoff, tuvo la idea de hacer una campaña publicitaria relacionada con esta fecha. No estaba dirigida a los japoneses, sino a los extranjeros viviendo en Japón. La idea era comenzar a celebrar la fecha y que los extranjeros se sintieran un poco más como en casa. Con el paso de los años el plan continuó y, finalmente, en 1953 se promocionó el reparto de chocolates en forma de corazón como señal de amor, interés o agradecimiento. Muchas empresas fabricantes de chocolate siguieron la moda a la vista del negocio que se había creado alrededor del día de San Valentín.

Pero la adopción del chocolate como regalo en las primeras celebraciones de San Valentín se produjo con un error, con una de esas confusiones que acaban sentando cátedra en la historia. Lo que ocurrió es que las oficinistas de empresas y entidades bancarias, empezaron a seguir la idea de regalar chocolate solo a los hombres. Es decir, ellas regalaban y los hombres recibían, nunca a la inversa. El reparto de chocolate se convirtió en algo tan popular que se dice que, el día de San Valentín, era realmente complicado llegar a trabajar de forma ordenada en las empresas.

Las mesas se llenaban de regalos con chocolate que, en la mayor parte de los casos, los hombres ponían dentro de sus maletines sin ni siquiera mirarlos antes. Mientras en el extranjero se repartían tarjetas de agradecimiento, caramelos, flores y otros dulces, en Japón se instalaba esta curiosa forma de celebración debido a que alguien hizo una mala interpretación de la fiesta en otros países. Las mujeres japonesas desarrollaron varios conceptos que se acabaron instaurando, como diferentes tipos de chocolate, tanto el que estaba relacionado a un interés romántico, como el chocolate “para quedar bien”.

Al mismo tiempo, en la oficina se creaba un ambiente competitivo que empujaba a los hombres a sentir presión e intentar ser populares por todos los medios. Se llegó a comenzar a valorar a los hombres dependiendo de la cantidad de chocolate que recibieran. Y no había una fórmula escrita para ello, ya que incluso hombres casados llegaban a recibir grandes cantidades de chocolatinas. Para las empresas productoras de chocolate fue una tradición que abrió muchas puertas, ya que empezaron a multiplicar sus ventas. Incluso a día de hoy, San Valentín es el periodo del año en el que las empresas japonesas hacen la mitad de la caja de sus ventas anuales.

En la actualidad, el día de San Valentín se sigue celebrando de la siguiente manera. Las mujeres entregan chocolate que compran o que hacen ellas mismas. Hoy día se conocen distintos tipos de chocolate: honmei-choco para el que se da a la persona a la que quieres, giri-choco para cuando el chocolate se entrega por obligación a alguien que te cae bien, o cho-giri choco si quien lo recibe es alguien que no es popular (y se entrega por mera formalidad). Además, hay otro tipo de chocolate, el tomo-choco, que es el que se dan las chicas entre sí por mera amistad.

14 de marzo: la celebración del White Day

Llegan los años 80 y la asociación nacional de confitería se saca de la manga una idea con la que incrementar, todavía más, la venta de chocolate. Se inventan el White Day, el cual pasa a ser conocido como el día de la respuesta, el momento en el que los hombres responderán a las mujeres que les hayan entregado chocolate un mes antes. Durante ese periodo de tiempo se proporciona a los hombres la oportunidad de reflexionar si están interesados en iniciar una relación romántica con la persona que les entregara los chocolates de amor.

Pero la idea que tuvieron los productores de chocolate no fue totalmente nueva. Pocos años antes, un fabricante de algodones de azúcar había tenido la idea original. Por desgracia, no llegó a tener éxito. A las mujeres no les gustó que el regalo fueran algodones y no llegó a asentarse como tradición. Lo que sí triunfó fue el White Day adaptado a la entrega de chocolate blanco. Los hombres empezaron a comprarlo para las mujeres y se introdujo como una tradición sólida que las empresas de chocolate celebraron, sobre todo porque todo el chocolate blanco vendido era confeccionado por empresas y no hecho en casa.

Hoy día el White Day sigue existiendo tal y como en su origen. Hay que tener en cuenta que ninguno de los dos días se celebra en pareja de forma romántica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...