Liechtenstein, un pequeño gran país

Situado entre Suiza y Austria, es común que el Principado de Liechtenstein no se considere un destino turístico en sí mismo, y que más bien se incluya en una ruta por sus dos países vecinos. Y es que sus apenas 160 km2 lo convierten en uno de los países más pequeños del mundo. Para que nos hagamos una idea, Andorra triplica sus dimensiones. Y nadie podrá decir que el ‘país de los Pirineos’, un destino rural y de esquí de lo más encantador, se caracterice por su enorme extensión.

Castillo del Príncipe en Vaduz



Liechtenstein, como nuestra vecina Andorra, es popular por ser un paraíso fiscal. Pero también por su localización alpina, que le dota de un paisaje espléndido, y por se uno de los pocos países del mundo sin ejército. Y no, no lo abolió antes de ayer, sino en 1868. El idioma oficial de Liechtenstein es el alemán, aunque en la mayoría de sus habitantes lo hablen en una variante dialéctica, y la moneda oficial es el franco suizo, aunque es común que se acepte el euro. Los ciudadanos de la Unión Europea pueden circular libremente por el país gracias al Acuerdo de Schengen.

Con un total de 34.600 habitantes, la población de Liechtenstein llama al suyo ‘el pequeño país’. Y a su capital, Vaduz, ‘la pequeña ciudad’. Aunque pequeña no es sinónimo de poco interesante, y en ella encontraremos algunos de los mayores atractivos de Liechtenstein. Sin ir más lejos, el Castillo del Príncipe, protagonista de la gran mayoría de postales del país.

Aunque fue construido en la época medieval, con el tiempo se le agregaron dos alas, una de estilo renacentista y otra de estilo neoclásico. Las últimas informaciones aseguran que ahora mismo está en proceso de restauración, por lo que no puede visitarse. Sin embargo, su ubicación privilegiada es una de las fotos imperdibles de nuestro viaje.

Paisaje de Triesenberg, uno de los más preciados del país

En el centro de Vaduz destacan edificios tan emblemáticos como Catedral. Además, es el lugar perfecto para disfrutar de la reputada gastronomía de Liechtenstein, así como de alguno de sus grandes vinos. Vaduz también es una ciudad de museos, entre los que destacan el Museo de Arte de Liechtenstein, el Museo Nacional o el Museo Filatélico.

La capital de Liechtenstein también es el punto de partida perfecto para una excursión por alguna de las regiones más bucólicas del país, como sus cumbres o los paseos a orillas del Rin, el río que bordea su frontera. Y aunque en invierno es un espléndido destino para el esquí, las suaves temperaturas veraniegas hacen que sea un destino idóneo en esa época para cualquier tipo de turismo, con temperaturas que oscilan entre los 20 y los 28 grados.

Encontraréis mucha más información sobre Liechtenstein en este pdf turístico, extraído de la web oficial de turismo del país.

Fotos: vauvau y vasile23 en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...