Las increíbles clínicas dentales de Tailandia, un motivo más para visitar el país

Bangkog se está convirtiendo en un lugar de referencia por sus tratamientos dentales a precios asequibles

dentista

Durante mi primer viaje a Tailandia tuve la suerte, o la desgracia, de aterrizar en el aeropuerto de Bangkok con un dolor de muelas terrible. Lo primero en lo que pensé fue en coger un vuelo de regreso a Barcelona para que me trataran la boca, pero comencé a investigar y descubrí que Tailandia es uno de los lugares preferidos por viajeros de todo el mundo para arreglarse la dentadura. ¿El motivo? Sus reputados centros dentales, el prestigio de sus dentistas y, como no, sus precios más que asequibles. Lo cierto es que puedo corroborarlo ya que, no me quedó otro remedio que acabar acudiendo a un hospital, en el que recibí un trato excelente, con medidas higiénicas extremas y un tratamiento que, según me comentaron al regresar a mi país, no pudo ser mejor.

Desde hace años, es por muchos sabido que Tailandia recibe centenares de viajeros cuya única intención es realizarse una operación de cirugía estética. En este aspecto, el país se está equiparando a sudamérica en este sector, que tanto dinero reporta al país. Lo mismo sucede con la salud dental.

Aquí van algunos de los mejores clínicales dentales en Bangkok: Bangkok Centro DEntal Internacional (BIDC), Bumrungrand Hospital Dental Clinic, Rama 9 Dental Hospital Clinc, Silom Dental. En mi caso, como todavía no conocía demasiado bien la ciudad, pedí opinión acerca de un centro de confianza en el hotel en el que me alojaba y me recomendaron un hospital de gran reconocimiento por el centro de la capital. Al entrar, me sorprendió la cantidad de occidentales en la sala de espera. Uno de ellos me explicó que el viaje, más el alojamiento y el tratamiento le resultaba mucho más económico que llevarlo a cabo en su país de origen.

Fue atendida por una dentista que hablaba un inglés perfecto y que, tras revisarme la boca, me informó de que no cabía otra posibilidad que extraerme la muela y reparar la infección causada por la misma. Todo ello, más los antibióticos para los días posteriores, me costó 140 euros (que, además, fueron reembolsados por mi seguro médico al regresar a Barcelona -es más que recomendable hacerse un seguro antes de viajar-.) Para todos aquellos que tengan la suerte de no haber tenido que pagar un tratamiento de este tipo nunca, deben saber que el coste fue más que razonable. Asimismo, el precio incluía también posteriores visitas en caso de infección o de cualquier problema relacionado con la extracción -afortunadamente, no fue necesario-.

Foto: Leonardo Needham

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,25 de 5)
4.25 5 4
Loading ... Loading ...