Japón cambia de opinión: sin público en los Juegos Olímpicos

Finalmente, Japón ha tomado la decisión de eliminar toda presencia de público en los estadios correspondientes a los Juegos Olímpicos.

Al final, Japón ha entrado en razón. Al mismo tiempo que ya se comienzan a ver en los medios japoneses la llegada al país de atletas de todo tipo de naciones, incluidos algunos infectados con el coronavirus, el gobierno anuncia que, finalmente, no habrá público en las pruebas olímpicas. Así, se le proporciona al pueblo, a los ciudadanos, lo que había venido solicitando desde hace tanto tiempo (junto a la cancelación completa de los Juegos, todo sea dicho).

Como los Juegos no se van a cancelar, al menos el gobierno ha dado su brazo a torcer en lo referente al público. Y así, esperan que la situación quede bastante contenida. Por otro lado, también han prohibido y puesto unas normas muy exigentes a los atletas, que no podrán ir de turismo ni salir de fiesta, al menos teóricamente. Y, por otro lado, se ha impuesto un bloqueo al reparto de preservativos entre los deportistas. Se sabe, siendo un secreto muy mal guardado, que cada una de las concentraciones que se realizan de forma internacional en los Juegos Olímpicos terminan siendo un desenfreno de relaciones entre deportistas de todos los países.

Los expertos lo justifican diciendo que la mezcla de juventud, de hormonas, la intensidad de una competición tan emocionante como esa y la presencia de gente en forma, deriva lógicamente en que se produzcan una serie de arrebatos. Esta vez, Japón quiere contener esos arrebatos y ya ha dejado claro que esperan que los atletas no hagan incursiones entre distintas partes de las instalaciones olímpicas. Pero ¿Será suficiente para que se sigan las normas? Conociendo como es Japón, donde se suele mirar hacia otro lado cuando algo se sale de lo normal, es muy probable que la situación no quede controlada.

Al menos, eso sí, se ha confirmado que no habrá público y eso será algo que ayudará a que la celebración de los Juegos Olímpicos no se termine convirtiendo en un problema mayor. Además, en Tokio, que es donde han confirmado que no habrá público (está por ver si las demás regiones donde están previstos eventos deportivos hacen lo mismo), han mencionado que los espacios que se habían habilitado para hacer pruebas de COVID-19, se utilizarán como centros de vacunación improvisada que permitan aumentar la cantidad de personas que reciban la vacuna.

Esta decisión se ve complementada con el baile de cambios en cuanto al estado de emergencia o casi-emergencia que lleva incorporando el gobierno japonés desde los últimos meses y que continuará. De momento se trata de hacer todo lo posible para dar tiempo a que los centros vacunen a la población.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...