España se podría sumergir en 60 años ¿Qué perderemos?

En unas décadas parte de España podría quedar bajo el agua, pero ¿Cuáles son las previsiones concretas sobre lo que podríamos esperar?

Es un hecho. El cambio climático nos irá devorando con ansia en las próximas décadas. En un periodo de 60 años, parte de España se habrá sumergido. Lo dice el IPCC en su último informe y lo avalan estudios procedentes del mundo entero. Aunque no hay una constancia exacta de qué ocurrirá, incluso en el contexto más positivo, el efecto sobre el suelo español será terrible. Según estas previsiones, lo que ocurrirá, en el mejor de los casos, es que España perderá 30 metros de la costa.

Para que perdiéramos esos 30 metros solo tendría que aumentar el nivel del mar en 20 centímetros. Si el aumento es más drástico, tal y como dicen algunos expertos que puede ocurrir, estaríamos hablando de una pérdida de costa muy superior.

El problema es que el litoral español es enorme y cubre zonas icónicas. Hablamos de casi 10 mil kilómetros de costa que estarían en riesgo y que podrían ser devoradas de manera implacable. Todo son, por supuesto, previsiones. Catastróficas, por supuesto, algo que se ha hecho desde hace años en los periódicos y que no deja de ser el discurso habitual para que la sociedad trate de verse más influida a un comportamiento ecológico. Algo que, en realidad, se necesita, sobre todo a la vista del poco esfuerzo que se hace por cuidar el planeta. Pero, no deja de ser algo debatible.

Dicho esto, lo que resulta interesante es el punto de vista científico, la forma en la que se nos introduce en la cabeza la visión de un país sumergido, un terrible y trágico futuro. Algunas de las zonas que aparentemente, según esta previsión, estarán bajo el mar, incluyen: la Barceloneta, la Manga, Matalascañas, zonas de Cadiz, más áreas de Barcelona o Santa Cruz de Tenerife. En 60 años, Tenerife podría haber aumentado su nivel del mar en 40 centímetros, algo realmente terrorífico. Santander y La Coruña también aumentarían incluso más, hasta los 45 centímetros.

Además, si el descongelado de los bloques de hielo de la Antártida aumenta su velocidad, el drama podría ser superior. Antes de 2100 habría aumentado 1 metro el nivel del mar y en 2300 aumentaría hasta 16 metros. Eso obligaría a la sociedad a tener que construir y vivir de una manera muy diferente, mientras que también habría problemas de vivienda por la alta cantidad de ciudadanos que tendría que desplazarse a zonas de interior. En estas, no obstante, la vida tampoco sería fácil: la temperatura subiría de manera radical.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...