El IVA se reflejará en Japón en todas las etiquetas

El precio final con impuestos tendrá que estar reflejado en todas las etiquetas de precios y productos que se encuentren en las tiendas de Japón.

Hasta ahora, los comercios japoneses tenían libertad para mostrar el precio de los productos y servicios que ofrecían sin los impuestos añadidos. Debían marcar, eso sí, que el precio era sin impuestos, pero solía quedar en manos del propio consumidor calcular cuánto más de lo que estaba viendo debería pagar. Esto, que había recibido muchas críticas, en especial después de que algunas tiendas se aprovecharan de ello para captar la atención de los clientes, llega a su fin en este próximo mes de abril de 2021.

El gobierno japonés ha determinado que todas las tiendas y negocios van a estar obligados a mostrar el precio con impuestos de sus productos. Además, se impone la necesidad de que los precios estén bien indicados y que se puedan ver claramente las cantidades finales que tendrán que pagar los consumidores.

Así se lucha contra algunas tiendas que, por ejemplo, habían optado por usar pequeños trucos, como mostrar el precio sin IVA claramente, pero el coste final con IVA en unos números muy pegados unos a otros y difíciles de leer. En otros casos, lo que hacían las tiendas en sus etiquetas era poner el precio final con impuestos realmente pequeño, tan pequeño que era imposible llegar a verlo salvo que nos acercásemos mucho a la etiqueta y la mirásemos de cerca.

No obstante, como indicamos, esto cambia en el mes de abril de 2021 con la entrada en vigor de la normativa que obliga a las tiendas a que todos los productos tengan los impuestos incluidos en sus etiquetas. Así, artículos que “costaban” 100 yens hasta ahora, pasarán a tener una etiqueta de 110 yens, ya que los impuestos son del 10% para el consumo.

Hay muchas tiendas que piensan que esta decisión va a afectar a sus negocios porque habrá consumidores que optarán por dejar de comprar productos que anteriormente estaban habituados a comprar. Por ejemplo, un refresco, si costaba 100 yens, quizá hay personas que no quieran volverlo a comprar cuando el coste “aumente” a 110 yens. No obstante, es algo demasiado ambiguo, ya que el coste viene a ser el mismo. El problema, en realidad, se produjo con anterioridad, cuando los impuestos subieron al 10% después de haber pasado mucho tiempo estando significativamente más bajos.

Lo que evitará esta medida será que los consumidores se encuentren con que no tienen dinero suficiente para pagar cuando pasen por caja, ya que ahora no tendrán que preocuparse por si los impuestos estaban o no incluidos en todos los artículos. Con anterioridad, el problema se encontraba en que algunas tiendas ponían impuestos, otras no, y esto generaba un auténtico obstáculo para el control. Ahora todo estará incluido y será más práctico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...