Curiosidades sobre la Gran Muralla China

La Gran Muralla China es una de las estructuras más importantes del mundo y que tiene más curiosidades.

La Gran Muralla China es una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno. Se trata de un lugar espectacular que corta la respiración y que tiene gran capacidad para sorprender a cualquier persona que la visite. Seguro que has visto más de una foto e incluso quizá la hayas visitado. Pero habrá algunas curiosidades que no conozcas. En las próximas líneas te vamos a hablar de las curiosidades más llamativas que rodean a la construcción y la historia de este lugar tan especial.

Su construcción requirió 2000 años

Impresionante. El inicio de la construcción de la Gran Muralla China se llevó a cabo en el Siglo VII a. C., pero su finalización no llegó hasta 1644. En realidad, no se finalizó por voluntad propia. La Gran Muralla había tenido un objetivo defensivo y la batalla contra los manchúes acabó con una derrota. Los manchúes lograron colarse en China cruzando la Gran Muralla y llegando a conquistar Pekín. Ese conflicto bélico terminó con China extendiéndose más allá de sus fronteras. Anexionó Mongolia y eso hizo que China viera innecesario seguir continuando con el trabajo de expansión de la Gran Muralla.

Su extensión es de 21000 km

Enorme. La Gran Muralla China se fue extendiendo en la época y no dejó de crecer hasta que llegó a cubrir 21000 kilómetros. Es tan grande que casi llega a cubrir el doble de superficie que tiene el diámetro de nuestro planeta.

No se ve desde el espacio

Las declaraciones de algunos astronautas hacían pensar que sería posible ver la Gran Muralla desde fuera de la Tierra. Pero, en realidad, no es posible. Si bien la muralla es muy larga, lo cierto es que su anchura y volumen no pasa de ser algo superior a un pequeño riachuelo. Lo que vieron los astronautas tuvo que ser un río.

Generó la invención de la carretilla

El trabajo en la Gran Muralla era complicado, por lo que los inventores de la época pensaron en herramientas que podrían ayudar a que la construcción fuera más sencilla. Así es como se llegó a la invención de la carretilla, la cual permitía trasladar los materiales de construcción de una manera realmente simple.

No se ha construido con huesos humanos

La Gran Muralla se ha edificado con el uso de una gran cantidad de materiales, pero ninguno de ellos son huesos humanos. Esa es una leyenda urbana que circula desde hace años, aunque no se asienta en ninguna base científica. La construcción se ha realizado con ladrillos, granito, piedras, arcilla y otros materiales dependiendo de cada una de las épocas. El rumor sobre el uso de huesos humanos se encuentra en la aparición de algunas piezas con el paso de los años. Pero la explicación es sencilla.

Durante la construcción de la Gran Muralla China había muchos trabajadores que fallecían debido a la intensidad y al esfuerzo que tenían que hacer. Como no tenían familia, se les enterraba directamente en las instancias de la muralla o incluso en el suelo de la misma.

Es algo más que un monumento

China no ha dejado de utilizar la Gran Muralla para todo tipo de eventos. Si bien el país se esfuerza en mantener la estabilidad de la estructura, no por ello han dejado de lado la posibilidad de aprovecharla para la organización de eventos y momentos muy especiales. Por ejemplo, en algunas ocasiones se ha llegado a ver a modelos pasear por la muralla en bonitos desfiles. También se ha usado como escenario para el rodaje de películas y series de televisión de contexto histórico.

No la visitó un europeo hasta 1605

China protegió su fortaleza para que no fuera algo de lo que se hablase en el exterior. Querían estar seguros de que, si alguien les invadía, se encontraría con la sorpresa de tener ante sí una estructura que sería difícil de superar. Por ello, hasta el año 1605, no llegó el primer europeo hasta la muralla. Fue el portugués Bento de Cois, un explorador que hizo historia al poder pisar la muralla mucho antes de que otros europeos y occidentales tuvieran la oportunidad.

La relación con Genghis Khan

Hay algunas de las partes de la Gran Muralla que reciben el nombre de “Muralla de Genghis Khan”. Lo curioso es que este personaje histórico no llegó a utilizar ninguna de esas zonas de la muralla de una manera personal, ni tampoco fue responsable de solicitar su construcción.

La ayuda de un dragón

Cuenta la leyenda que un dragón fue el responsable de trazar el camino que luego siguieron todos los miembros que se ocuparon de la construcción.

El llanto amargo de Men Jiangnu

Otra leyenda cuenta la historia de una mujer que estuvo llorando delante del muro debido a la muerte de su marido mientras trabajaba en la construcción. Las lágrimas de Men eran tan amargas que la pared donde trabajaba su marido, y en la que quedó atrapado, se cayó y pudo enterrarle de una manera adecuada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...