¿Cómo viajar a Japón y dejar una buena impresión?

Te hablamos de los trucos y comportamientos que puedes aplicar en Japón si quieres quedar muy bien.

¿Estás pensando en ir a Japón? La sociedad japonesa todavía se está habituando a tener tantas personas de otros países por sus calles. En el pasado fue un país con unas fronteras muy estrictas, por lo que cualquier extranjero se convertía en objeto de todas las miradas. Hoy día cada vez hay más extranjeros residiendo en el país, mientras que el turismo es una de las principales industrias de la nación. No obstante, es frecuente que algunos japoneses miren con un poco de desdén a los turistas. Algo que, por otro lado, ocurre porque muchos de ellos se comportan mal y dan una mala imagen a todos en general.

Por ello, no está de más intentar comportarse de una forma conveniente para ser capaces de dejar una buena impresión entre los japoneses. En tu visita al país del sol naciente, te recomendamos poner en práctica algunos de estos consejos con los que tu imagen se verá muy beneficiada.

Cede tu asiento en autobús u otros transportes

Tanto en los autobuses como trenes y metros, hay una gran cantidad de asientos que están reservados para personas mayores, embarazadas o quienes tengan algún tipo de problema (como usar muletas). Estos asientos prioritarios están bien indicados en las ventanas o en los propios asientos. Por desgracia, no suele ser habitual que los viajeros sigan la regla-recomendación. Por lo tanto, quedarías muy bien si cedieras tu asiento a una persona mayor que lo necesitase.

Lo más probable es que esa persona mayor diga que no quiere sentarse, pero si insistes, lo acabará haciendo. Si, aun así, rechaza tu oferta, puedes levantarte y dejar el asiento libre. Muévete lejos del asiento y déjalo libre. En muchos casos, la persona en cuestión no quiere sentirse mal por recibir el asiento delante de ti, pero lo acabará utilizando y agradeciéndotelo en silencio.

Ayuda a una persona que se cae al suelo

Desgraciadamente, Japón tiene una filosofía de comunidad extraña y poco apegada a los sentimientos. Es común que, si una persona se cae al suelo, incluso si es un anciano o anciana, no haya nadie que la ayude a levantarse. Lo más común es ver cómo la gente pasa a su lado sin hacer nada al respecto. Por supuesto, no ocurre siempre. Hay excepciones y muchas personas sí que ayudan.

Pero nuestra estadística personal nos dice que, por lo general, no se ayuda demasiado. Por ello, intenta ayudar, aunque con respeto y teniendo mucho cuidado si, por ejemplo, ayudas a que una persona se levante del suelo. Lo primero ayuda a que se siente y, desde esa posición, ya podrás ayudarla para que se levante del todo. Hay quienes creen que, si ayudas en ese tipo de situación, estás generando un problema en la persona a la que ayudas. No obstante, en el 100% de los casos, al menos en nuestra experiencia, la persona que se ha caído lo acaba agradeciendo.

Abre la puerta o sujétala en las tiendas

Un gesto tan sencillo como abrir una puerta a una persona que se está acercando a una tienda, restaurante o edificio, o incluso sujetarla en el momento en el que veas que está cerca, se puede convertir en algo realmente apreciado por los japoneses. No están acostumbrados a ese tipo de gesto caballeresco y es una acción que les choca y les gusta a partes iguales. Las sonrisas y palabras de agradecimiento que recibirás por hacerlo serán de las que te alegrarán el día. Por supuesto, también te tienes que acostumbrar a que, en vez de un agradecimiento, lo que recibas sea una disculpa. Porque para muchos japoneses, que hayas tenido que sujetar la puerta es algo de lo que se sienten responsables y por eso te dicen “disculpa”.

Ser muy educado

En una tienda, en un restaurante, en cualquier otro lugar, sé todo lo educado que puedas y utiliza el término “onegaishimasu” como equivalente a nuestro “por favor”. Por ejemplo, estás en un supermercado y le dices a la cajera “cóbrame, por favor”. Si no sabes decir nada específico, no necesitas decir nada más que esa palabra que te hemos indicado. Eso servirá para que, de forma automática, se ponga una sonrisa en la cara de quien te esté atendiendo.

Tener buenos modales

Todo lo que entiendas como buenos modales será muy bienvenido. Eso implica, por otro lado, tener una buena imagen, ser limpio (como lavarse las manos después de ir al baño, algo que tristemente no hacen todos los japoneses) y oler bien. Cualquier cosa que te resulte natural o te parezca de buen gusto, es algo que los japoneses agradecerán mucho. En parte, porque sus propios ciudadanos no aplican muchos de esos buenos modales, y, por otra parte, porque demostrarás que, aunque desconocido para ellos, el extranjero es una persona que debe ser bienvenida. Entre los extranjeros que viven en Japón se dice que cada uno de ellos representa a los demás en grupo. Para bien o para mal, hoy día es así, por lo que, si vas a ir de viaje, echa una mano y deja el pabellón bien alto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...