¿Cancelará finalmente Japón los Juegos Olímpicos de 2021?

La situación no es sencilla, pero Japón continúa trabajando duro para que los Juegos Olímpicos se puedan celebrar en este año 2021.

En los últimos días los titulares de periódicos del mundo entero han hablado mucho acerca de si finalmente Japón había tomado la decisión de cancelar los Juegos Olímpicos de 2020-2021. Una información no oficial publicada por el Times avanzó que la decisión sobre la cancelación estaba tomada y, a partir de ahí, el mundo entero replicó la noticia. Pero lo cierto es que el gobierno en ningún momento había anunciado nada parecido y, en realidad, lo que hizo fue, casi de manera simultánea, reafirmarse en su intención de continuar con el plan de llevar a cabo los Juegos Olímpicos.

Hoy por hoy, el ambiente en Japón, al menos por parte del gobierno, es de entereza. El plan es seguir con los Juegos y cumplir con lo que se espera de una nación orgullosa que, además, aspira a liderar la vuelta a la normalidad del mundo entero con la celebración de un evento de importancia internacional como este. Quieren marcar el camino y demostrar que, si bien aplazaron la celebración en 2020, están preparados para que en este año 2021 puedan llevarlo a cabo sin incidentes.

El problema en este contexto es que estamos jugando una carrera a contrarreloj. Japón cuenta cada día menos que queda para los Juegos Olímpicos como una cuenta atrás hacia un momento cargado de cierto dramatismo. Y el segundo problema es que ahora mismo Japón se está enfrentando a un aumento de las infecciones y de las muertes por coronavirus. El país ha logrado luchar contra la pandemia de manera espectacular, pero como si estuvieran defendiendo un castillo de las hordas invasoras, llega un momento en el que la resistencia se debilita. Ahora mismo nos encontramos en ese punto.

Por fortuna, y siguiendo con la comparación del castillo, sabemos que la vacuna está en camino. La podríamos representar como los refuerzos que van a llegar para ayudar a que las defensas de la fortaleza se mantengan en pie. Pero no sabemos exactamente cuánto va a tardar en llegar la vacuna. Y si el proceso de vacunación comienza con sanitarios, con deportistas y otras personas implicadas en los Juegos Olímpicos, esto no implicará que los atletas no puedan ser transmisores del coronavirus. Eso implicaría que su presencia en Japón tendría que estar muy controlada y que tendría que seguir tratándose de un evento en el que no hubiera público. Porque sería prácticamente imposible controlar que todas las personas que accedieran a los estadios como público tuvieran la vacuna.

Esto nos deja en una situación complicada. Solo escribir de ello ya nos produce un dolor de cabeza importante sin llegar a una conclusión concreta de qué va a hacer Japón. El país es muy dado a concentrarse en el ahora y no preocuparse tanto por el mañana. Si para los Juegos Olímpicos todavía quedan unos meses, lo que está haciendo la nación es trabajar duro para intentar solucionarlo todo, pero sin obsesionarse pensando en que no será posible lograrlo. Si después hay que tomar alguna decisión de última hora, tendrán tiempo de sobras para hacerlo. Pero hoy por hoy, los pensamientos negativos lo único que llevarían sería a que el país redujera su efectividad en cuanto a lograr lo que están intentando por todos los medios: salvar los Juegos.

Hace unos días el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, recibió una llamada telefónica en la que Bill Gates le animó a continuar con el plan que estaba desarrollando y le pidió que, por favor, hiciera todo lo posible para que Japón pueda convertirse en el abanderado de la humanidad en la lucha contra el coronavirus. El cofundador de Microsoft, que ha estado en el ojo del huracán por las teorías conspiratorias sobre las vacunas, sabe que Japón está en una posición privilegiada, pero posiblemente también tenga muy claro que los japoneses tienen ante sí un reto muy complicado.

No sabemos si Bill Gates ofreció algún tipo de ayuda a Japón para que pueda salvar los Juegos Olímpicos. Los detalles de la conversación no han trascendido más allá de las bases. Podemos imaginar, pero nada más. Pocos días después de la llamada, Japón tomó varias decisiones en relación a la adquisición de vacunas, asegurándose una buena carga de dosis de la vacuna de Pfizer. No se han anunciado los planes específicos para la campaña de vacunación, aunque lo más probable es que el país acelere el proceso con la intención de que lleguen lo antes posible a la mayor cantidad de personas.

Si estas decisiones lograrán salvar los Juegos Olímpicos será algo que veremos en los próximos meses. Por ahora el país está demostrando toda su grandeza en la lucha contra la pandemia y hay que confiar en que será capaz de derrotar al virus para organizar esta importante cita deportiva que, como decía Bill Gates, ayude a marcar el camino de recuperación de la sociedad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...