Belice y el Gran Agujero Azul

Belice, o Belize, es un pequeño estado de Centroamérica que se hace sitio entre Guatemala y México en la costa del golfo de Honduras. Tiene dos grandes alicientes: la multiculturalidad de su población y la belleza de sus paisajes, que también conservan restos de templos mayas. ¡Descúbrelo!

Belice, o Belize, es un pequeño estado de Centroamérica que se hace sitio entre Guatemala y México en la costa del golfo de Honduras. Apenas cuenta con unos 320.000 habitantes, y su capital es Belmopán. Obtuvo su independencia en 1981, pero sigue formando parte de la Commonwealth británica bajo el reinado de Isabel II de Inglaterra. Ello contribuye a un amplio mestizaje, en el que el contacto con los países centroamericanos ha propiciado que el español sea una de las lenguas más habladas, a pesar de ser el inglés el idioma oficial.

Litoral de Belize


Según el censo de 2010, el grupo de latinos y mestizos hispanos representan el 51% de la población. La segunda mayoría son los africanos negros y mulatos, seguidos por los indígenas y por un reducido porcentaje de garífunas y descendientes blancos de España y Gran Bretaña. Con todo ello, se intuye cual es el primer atractivo de este pequeño país: la multiculturalidad, y cómo la fusión de procedencias ha dotado al país de una personalidad propia muy atractiva para el visitante.

El segundo gran encanto de Belice es, sin duda, el paisaje. Cerca de la mitad del territorio es selva, y entre la espesor del verde y el sonido de la fauna más salvaje se alzan los restos de fascinantes templos mayas aún no invadidos por el turismo de masas. Son la única oportunidad de descubrirlos fuera de un contexto explotado en exceso para su exhibición, de verlos en plena naturaleza y tal como el paso del tiempo ha querido presentarlos a nuestros ojos.

El entorno de Belice también presenta gran variedad de cuevas subterráneas, pero sin duda sus mayores atractivos están en el litoral. Allí se encuentra el arrecife coralino más grande del hemisferio, y también el Gran Agujero Azul. Un espacio natural que impresiona sobre todo al ser observado desde las alturas y desde las profundidades.

Y es que desde el aire este pequeño atolón de 300 metros de diámetro y 125 metros de profundidad forma una circunferencia casi perfecta, mientras que su entorno submarino ganó una inmensa popularidad en los reportajes del famoso explorador Jacques-Yves Cousteau. Su origen se remonta al hundimiento  del techo de una cueva submarina, formada durante el periodo glacial y que se inundó y no pudo soportar la presión cuando el mar fue subiendo de nuevo. Los restos de la cueva son uno de los principales alicientes de explorar sus profundidades, sumados al hecho de descubrir una rica fauna marina presidida por peces como el mero gigante o varias especies de tiburones.

Todo ello, sumado al hecho de que la mayoría de viajeros no tienen este destino entre sus prioridades, hacen de Belice un lugar perfecto para unas vacaciones de relax y verdadero contacto con la naturaleza y con nuevos territorios y maneras de entender el mundo. Atrévete a descubrir este pequeño país.

Foto: MikeMurga en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...