Sorpresas en El Museu de L’Eròtica de Barcelona

El Museu de L’Erotica reúne más de 800 piezas que forman parte de una colección de gran atractivo en relación al mundo del sexo.

El museo erótico de Barcelona

Son muchos los museos que a lo largo del planeta se centran en realizar un recorrido a través de la historia del sexo y el erotismo. Esto, que por parte de muchas personas todavía es un tema tabú, se ha llegado a convertir en un contenido digno de estar expuesto en centros artísticos y museos de todo tipo de estilos. En Barcelona se encuentra uno de los museos de este tipo más famosos del mundo. Se llama El Museu de L’Erotica y lleva abierto desde el año 1997, ganando una especial atención debido a que se encuentra en el número 96 de La Rambla, un lugar muy céntrico en la ciudad condal.

La intención del museo desde sus orígenes se ha basado en ofrecer un vistazo profundo al mundo del erotismo y el sexo. No se queda fuera de las exposiciones y de los contenidos de sus obras ninguno de los estilos sexuales de cada una de las partes del planeta. Se ofrece al visitante la oportunidad de descubrir la forma en la que se ha visto el sexo en el Kama Sutra de la India y también la manera en la que el sexo ha sido retratado en Japón desde sus orígenes.

También, cómo no, hay espacio para todo lo relacionado con el sexo y el erotismo en su vertiente más española, dedicándose un especial interés al cine realizado en nuestro país. En total la colección de la que está formada el museo cuenta con una cifra superior a 800 piezas, lo que resulta una buena oportunidad para descubrir una exposición muy diferente.

La exposición se divide en diversas secciones complementarias a las que ya hemos mencionada de otras culturas. Por ejemplo, hay un apartado que se encuentra dedicado a los pin ups, al Picasso más erótico y también se presta interés a la forma en la que distintos pintores han aportado su punto de vista al sexo por medio de sus trabajos. Uno de los apartados del museo lleva a cabo una inspección del arte contemporáneo y no se deja de lado el fetichismo en distintas de sus vertientes. El trabajo del museo está siempre tratando de dejar satisfechos a los visitantes para que puedan descubrir una exposición muy diferente.

Otra de sus curiosidades es una colección privada de cortometrajes que representan la forma en la que el cine pornográfico comenzó en nuestro país. La curiosidad es que se trata de vídeos breves que se rodaron allá en el año 1926 y que fueron encargados como entretenimiento para Alfonso XIII.

Vía: El Museu de L’Erotica

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...