La Península de Masoala en Madagascar

Un recorrido natural por Madagascar tiene que tener por centro el Parque Nacional de Masoala.

La Península de Masoala se ha convertido en una de las prioridades de conservación de Madagascar por su extensa selva tropical (según los estándares de Madagascar) y una alta biodiversidad de la vida vegetal y animal.

A finales de 1990, las 410.000 hectáreas de Masoala fueron dispuestas como Parque Nacional y la protección que se le ha dado implica que hoy en día sólo se puede llegar en barco.

A pesar del elevado número de especies animales, la vida silvestre en la selva puede ser extremadamente difícil de detectar. Sin embargo es posible que el lémur de collar rojo, el lemur marrón de frente blanca, el aye-aye, fosa, fanaloka, falanouc y un número de especies de aves puedan ser divisadas.

La península de Masoala es uno de los lugares con mayor biodiversidad en la Tierra. Los bosques tropicales se extienden desde las playas de arena blanca de la Bahía de Antongil hasta el centro montañoso a 1.224 metros sobre el nivel del mar.

Dentro del parque, los visitantes se encuentran con los ecosistemas que van desde los arrecifes de coral hasta las selvas tropicales de altitud media. Se estima que los bosques de la cuenca de la Bahía Antongil contienen el 50% de la biodiversidad de Madagascar, a pesar de que constituyen menos del 2% de su masa de tierra.

El Parque Nacional Masoala incluye las 520 hectáreas de la Reserva Especial de Nosy Mangabe y más de 20 zonas de uso múltiple que permiten a la población local pescar, recolectar alimentos, cosechar plantas medicinales y cortar madera para la construcción bajo la supervisión de los funcionarios del parque que están allí para garantizar que sus actividades no excedan los niveles sostenibles.

Con un total de 520.000 ha que tiene algún tipo de protección en la península de Masoala, una gran área es considerada una «zona de acción» y es teóricamente protegida de ciertas actividades.

A pesar de su estatus de protección, el parque Masoala todavía sufre de la invasión de los pueblos, la tala ilegal (sobre todo de ébano y palo de rosa) y la caza furtiva de los lémures. Alrededor de 85.000 personas viven alrededor del parque, que sufre una tasa de deforestación del 1%.

El parque es ideal para las expediciones de senderismo. Es también la primera elección de un amante de la fauna. Las diferentes variedades de especies raras de aves no sólo atraer a los turistas, sino también los ornitólogos de distintas partes del mundo.

El momento ideal para visitar la península es entre los meses de agosto y diciembre ya que el clima en este momento es seco y agradable.

Los visitantes del parque deberán tomar ciertas precauciones para su propia salud y seguridad: Prendas de vestir de manga completa es muy útil ya que ayudan a protegerse de las picaduras de mosquitos. Otro elemento importante que debe llevarse en esta parte del mundo es un repelente de mosquitos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...