La erupción de La Palma y el futuro residencial de la región

Los vecinos de La Palma son evacuados y los turistas redirigidos a Tenerife para que se alejen de la zona del volcán.

Que se produzca la erupción de un volcán como ha ocurrido en La Palma es terrible, desolador y terrorífico. Si pensamos en las personas que han perdido sus hogares e inclusos sus modos de vida, puesto que son muchos los cultivos destruidos por la lava, solo podemos sentir tristeza. Más nos duele ver esas imágenes de ancianos a los que tienen que socorrer y sacar de las casas que han ocupado toda su vida y que, debido a este incidente, han acabado bajo las brasas.

Hay mucho de lo que hablar, pero no todo tiene cabida en un momento tan dramático como este. Lo que sí hemos leído son muchos informes y declaraciones que quizá dejen claro que hay que tomarse más en serio la presencia de los volcanes y, ante todo, no dejarse llevar por la codicia de la construcción. Porque quienes han perdido la casa no tienen ninguna culpa, pero quienes decidieron construir tan cerca del volcán, posiblemente sí.

Hay datos que son preocupantes. Por ejemplo, que en la actualidad haya una vivienda que esté a solo 1,1 km del cráter del Volcán de San Juan que entró en erupción hace 73 años. Hablamos de poco más de 1 km, una distancia irrisoria que, en caso de situación terrible, podría dar lugar a un momento realmente peligroso para la familia que resida allí.

No es el único caso. A solo 2,1 km se encuentran las casas más cercanas del volcán de Teneguía, el cual entró en erupción hace 51 años. Estamos hablando de unos periodos de tiempo que no son tan largos como se pudiera imaginar y que posiblemente algunos de los habitantes de estos lugares, si siguen viviendo donde vivían, aun recordarán. Lo de Teneguía es un asentamiento y no precisamente una o dos casas. Este lugar es conocido como Playa del Faro de Fuencaliente, y se encuentra expuesto.

Hay dudas sobre qué ocurrirá con La Palma. Algunos expertos han dicho que lo adecuado sería despoblar el sur de la isla y que así no se produjeran este tipo de situaciones. Hay quienes creen que sería terreno abandonado, espacio aprovechable al que se le podría sacar partido. Pero ¿Bajo qué riesgos y condiciones? En cualquier momento se puede producir otra erupción. Y, aunque quizá viéndolo desde casa desde la webcam que ha colocado la televisión canaria todo parezca un espectáculo, para las personas que viven allí es muy real.

Las previsiones apuntan a que la destrucción que causará el volcán en esta erupción no será tan “drástica” como para acabar con grandes zonas pobladas. Pero eso no implica que no vaya a ser algo que haya que tener en cuenta y que vaya a influir en el momento de decidir volver a tomar cartas en el asunto de la construcción. Al fin y al cabo, ahora hay muchos más medios de previsión y de planificación que en el pasado y, en teoría, debemos aprender de los errores. Por ello, es posible que, La Palma, no vuelva a exponer viviendas a la erupción y que cambie algunas de las ideas de las que partían hasta ahora.

Esperemos que, eso sí, se ayude a todos los vecinos, a los afectados y a quienes lo han perdido todo. Los turistas que están por la región, deberían ser conscientes de lo que está ocurriendo y de las circunstancias. Llegan declaraciones desde la red de cómo algunos viajeros intrépidos que se desplazaron hasta La Palma al ver lo que estaba pasando, se sintieron decepcionados al ver cómo el nivel de lava se reducía. Hay que ser más solidarios y humanos con este tipo de asuntos y entender que lo que puede parecer una curiosidad detrás de la pantalla, o incluso algo formidable por la luminosidad del fuego, se trata de una desgracia para muchas de las personas que se han visto afectadas.

Por suerte, tal y como las redes sociales están demostrando lo rápido que pueden circular las imágenes más terroríficas, también está siendo un medio que está ayudando a que personas del mundo entero, no solo de España, envíen su fuerza y su apoyo a los vecinos afectados por la tragedia. La humanidad tiene muchas formas de luchar y de salir adelante tal y como se ha demostrado en multitud de ocasiones.

En el caso de los turistas que se encontraban en La Palma, lo que ha hecho el gobierno ha sido evacuarles y llevarlos a todos hasta Tenerife. Han sido más de 350 personas a las que han trasladado en barco y a las que proporcionarán un alojamiento adecuado con la intención de que puedan disfrutar del resto de sus vacaciones sin preocuparse por el volcán. Todo ha formado parte del plan de evacuación que se ha llevado a cabo con precisión y eficacia y en el cual solo se han producido daños materiales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...