Ávila y sus edificios religiosos más representativos

Además de las iconicas murallas medievales de Ávila, su imponente Catedral y palacios de todos los tamaños, existen varias iglesias y templos de gran valor arquitectónico, religioso, cultural y patrimonial en esta ciudad que valdrá la pena visitar.

basilica San Vicente

Ávila es una de las ciudades españolas que están cargadas de historia, monumentos y rincones únicos por descubrir, por ello, mientras buscas los mejores hoteles en Ávila online, te compartimos algunos de los edificios religiosos más representativos, que seguro querrás conocer.

Además de las iconicas murallas medievales, su imponente Catedral -una postal indiscutida- y palacios de todos los tamaños, existen varias iglesias y templos de gran valor arquitectónico, religioso, cultural y patrimonial.

Así, por ejemplo, tenemos la Basílica de San Vicente, que se levanta en el lugar donde se cree fueron martirizados Vicente, Sabina y Cristeta. Se trata de un exponente románico cuya construcción se inició en 1130 y se extendió hasta fines del siglo XII. Su planta es de cruz latina con tres naves y un brazo de crucero, con la característica especial de tener una tribuna sobre las naves laterales. Se encuentra en la Plaza de San Vicente.

El Monasterio de la Encarnación es otro de sus edificios esenciales: fundado como Beaterio en 1478, en el Paseo del mismo nombre, fue el lugar donde vivió por muchos años Santa Teresa, de 1535 a 1574. Cuando Teresa de Cepeda ingresó, el monasterio era uno de los más poblados de la ciudad.

Aquí, Santa Teresa recibió los consejos de Francisco de Borja, de Juan de la Cruz y de Pedro de Alcántara. Este convento también alberga el Museo Teresiano, con varios objetos personales y obras realizadas por ella y por San Juan de la Cruz, entre las que destaca un dibujo realizado por este último que representa a Cristo de la Cruz.

El Convento de San José es otro de los monasterios que conserva Ávila, y que recoge -casi como ningún otro- el ideal monástico de Teresa de Ávila, caracterizado por la sencillez y austeridad. El templo, de gran belleza también, responde a un nuevo planteamiento estético de la época, con un triple pórtico, sobre el que avanza el coro de las religiosas, una sola nave y capillas a los lados.

La iglesia de San Andrés, aunque ha perdido su función de parroquia, sigue siendo uno de los templos más singulares del románico abulense. De planta sencilla, se puede encontrar en la plaza homónima, y está compuesta por tres naves con sus correspondientes ábsides. Entre sus destacados, valen mencionar los motivos iconográficos de los capiteles de su capilla mayor, todo un atractivo digno de ver.

Finalmente, mencionaremos a la Iglesia de San Pedro, en la plaza del Mercado Grande, que si bien se planteó de forma similar a San Vicente, su larga construcción hizo que no se levantasen las tribunas proyectadas, que la torre se adosase al ábside septentrional y que en la organización del hastial occidental se dispusiese una portada sin decoración historiada rematada por un rosetón de estética cisterciense.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...