Parador de Granada, regreso a la época nazarí

Granada es con toda seguridad una de las ciudades más bellas y más atractivas de España. Dispone de muchísimos alicientes históricos, culturales, de entretenimiento y folklore que no dejarán de sorprender a los viajeros. Nada mejor que recorrer el barrio del Albaicín y entrar a tomar tapas a la hora de comer; o pasear por el barrio de Sacromonte, donde incluso podrás entrar en alguna vivienda de esta histórica zona en lo alto de la ciudad; o, cómo no, visitar la Alhambra, una auténtica historia viva de lo que fue el reino nazarí de Granada donde se puede recorrer su espectacular arquitectura.

Parador de Granada

Precisamente allí, en el recinto de la Alhambra, encontramos un alojamiento de lujo para completar nuestra estancia en la ciudad, el Parador de Granada. El alojamiento ocupa lo que en el siglo XV fue un convento construido por orden de los Reyes Católicos sobre un palacio nazarí. Cuenta con unos interiores llenos de arte y decoración de la época, así como con un entorno privilegiado por la propia aparición de la Alhambra y por los jardines propios del convento, ideales para un paseo al atardecer con la brisa que asoma cuando cae el sol.

Con la ocupación francesa, el parador sufrió importantes cambios y demoliciones que propiciaron que en el siglo XIX se remodelara y restaurara. En tiempos de la Desamortización los frailes abandonaron el convento, que se reconvirtió en cuartel y posteriormente en alojamiento para familias desfavorecidas de la época. En el siglo XX también fue residencia de pintores y artistas, y no fue hasta 1929 cuando fue restaurado con el aspecto actual para que, en 1944, se inaugurara finalmente como Parador de Granada.

Son muchísimos personajes de la historia reciente los que se han alojado en el Parador, como el pintor surrealista Salvador Dalí, el guitarrista clásico Andrés Segovia, Grace Kally y Rainiero de Mónaco, Rita Hayworth, la Reina Madre de Inglaterra, Franco o Balduino y Fabiola.

El Parador cuenta con habitaciones de lujo con vistas única de la ciudad y del entorno de la Alhambra. Como ejemplo excepcional está la habitación de la Torre del Alba, con un piso inferior con un salón y la habitación en la parte superior en forma de torreón, con ventanas a los cuatro costados. Desde allí podrás ver el Palacio del Generalife, Alberca, la Alhambra o Sierra Nevada.

Especial mención merece también el restaurante, con una gran calidad en su cocina y platos típicos como el gazpacho, , el remojón granadino, las habitas con jamón o los espléndidos dulces artesanos. Sin duda, se trata de una estancia de ensueño con un entorno único en el mundo, con lo cual si buscas una experiencia realmente mágica y llena de historia, esta es tu mejor elección.

Foto: Teacher Traveler en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...