KinkBNB, para reservar habitaciones sexuales

Las habitaciones sexuales de KinkBNB están dando mucho de que hablar por satisfacer las fantasías y la lujuria de las parejas.

Habitaciones sexuales

El éxito de Airbnb ha derivado, como tenía que ocurrir antes o después, en la aparición de un servicio similar, pero dirigido a parejas que quieran liberar tensiones sexuales. Se llama KinkBNB y aunque acaba de echar a rodar como aquel que dice, ya está obteniendo un elevado nivel de popularidad. Lo que nos propone es la oportunidad de reservar habitaciones o casas que han sido preparadas específicamente para que tengamos la posibilidad de dejar salir toda nuestra pasión.

Algunas de las propuestas que nos encontramos en KinkBNB son simples habitaciones temáticas, pero en otras de las ocasiones nos encontramos con lugares absolutamente preparados para el disfrute sexual en un entorno sano y controlado. Es el caso, por ejemplo, de La Domaine Esemar, un lugar que está dirigido a los amantes del sado, en el cual las instalaciones están totalmente preparadas para esta práctica sexual. No es un centro que se haya creado para la ocasión, sino que lleva desde 1993 proporcionando a las parejas diversión en la máxima privacidad. Por sus instalaciones ya han pasado más de 500 parejas.

La mayor parte de estos lugares son muy temáticos, tienen objetos que permiten practicar todo tipo de fantasías sexuales y esconden mil misterios para los más atrevidos. Los precios no son elevados al extremo, pero tenemos que estar preparados a pagar más de 300 euros por las mejores instalaciones.

El tema sado es uno de los más recurrentes en las habitaciones que podemos encontrar en KinkBNB, con distintos objetos y mobiliario preparado para someter a la pareja de una forma controlada y muy sana. Son cosas que nunca tendríamos en nuestra casa y que están totalmente limpias e higiénicas para que no haya nadie que no pueda probarlas al menos en una ocasión.

Aunque decíamos que es Estados Unidos el principal foco de atención de las habitaciones de KinkBNB, también apreciamos que hay posibilidad de realizar la reserva de espacios en otros países. En Australia, por ejemplo, nos encontramos con el The Reformatory, una zona privada que está muy bien preparada y que permite cumplir todo tipo de fantasías.

Es cuestión de tiempo que otros países también empiecen a contar con habitaciones en las que las parejas puedan disfrutar de periodos privados de gran diversión. Si KinkBNB consigue alcanzar al menos una parte del éxito que ha tenido Airbnb, imaginamos que este nuevo servicio de reserva se convertirá en uno de los más populares.

Vía: KinkBNB

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...