¿Es este el hotel más peligroso del mundo?

Carolina del Norte dispone del que está considerado como hotel más peligroso del mundo, el Frying Pan Tower.

Frying Pan Tower

Cuando decidimos irnos de vacaciones buscamos el mejor alojamiento para relajarnos y disfrutar de esos ansiados días de descanso. A veces no sabemos qué elegir, grandes resorts, pequeños hostales, casas de alquiler… todas esas opciones están en la lista pero ¿pasarías tus vacaciones en el hotel más peligroso del mundo? Se trata del Frying Pan Tower, cuya traducción significa Torre de la Sartén, así que imagínate cómo puede ser este establecimiento.

Alojarse en este hotel es realmente de valientes. Ni siquiera es un edificio completo. Hablamos de una torre remodelada ubicada en una plataforma a 25 metros de altura sobre el mar. Está situada a unos 47 km de Southport en Carolina del Norte.

La plataforma, bañada por el Atlántico, se construyó en 1964 para la guardia costera a modo de faro de vigía. Este uso se le dio hasta 1979, fecha en la que fue abandonada. Años más tarde, en 2009, el empresario Richard Neal la adquirió en una subasta. Pagó por ella 85000 dólares y la remodeló hasta convertirla en un alojamiento y un enclave de atracción turística.

Hasta ahora no parece nada demasiado peligroso, pero el riesgo del Frying Pan Tower radica en el gran número de tiburones que rodean el hotel. Además, en esa zona suelen darse épocas de fuertes huracanes y es conocida popularmente como el “cementerio del Atlántico” debido a los muchos barcos que han desaparecido en esas aguas. Unas aguas que tendrás que cruzar si quieres llegar hasta el establecimiento, dado que su ubicación solo permite que se acceda a él con dos medios de transporte: el barco o el helicóptero.

A pesar de la situación en la que se encuentra la torre son muchos los turistas a los que les gusta la aventura y pasan unos días en este hotel. Lo cierto es que el alojamiento es pequeño, contando con dos pisos en los que se distribuyen solo 8 habitaciones. Presenta las comodidades básicas como cocina o agua caliente, aunque los inquilinos también podrán disfrutar de Wi-Fi. La decoración es sencilla pero sin duda el mayor atractivo de este hotel lo proporcionan sus vistas. Desde sus grandes ventanales no se divisa tierra firme y puedes perderte en el horizonte del Atlántico. Como era de esperar, el Frying Pan Tower no es precisamente barato. La estancia mínima es de 3 noches y cada una cuesta alrededor de 500 dólares.

Con tal carta de presentación no sabemos vosotros, pero nosotros vamos a optar por no visitar nunca este hotel, no vaya a ser que se produzca un sharknado (sí, como los de la película).

Foto: John Flannery

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...