El hotel más embrujado de Estados Unidos

Si estamos buscando vivir una experiencia rodeados de fantasmas podemos alojarnos en el Crescent Hotel de Estados Unidos, que tiene hasta 8 espíritus.

Crescent Hotel en USA

¿Somos aficionados a la visita de hoteles embrujados? En ese caso seguro Estados Unidos es un país que tenemos que visitar prácticamente de manera obligatoria. Es allí donde se encuentra la mayor cantidad de hoteles que disponen de fantasmas campando a sus anchas por sus pasillos y habitaciones. Las historias macabras y tétricas se acumulan de manera alarmante, pero esto es lo que produce que la cantidad de visitantes, de manera irónica, aumente año tras año.

El hotel que está considerado «oficialmente» como «el más embrujado» de Estados Unidos es el Crescent Hotel, que se encuentra en Eureka Springs, en Arkansas. Su construcción data del año 1886 y es un enorme edificio que originariamente se fundó a modo de resort vacacional para las personas más poderosas del país. El problema para el hotel es que la gestión no se hizo cargo bien de todo lo que necesitaba para mantenerse activo. Esto lo llevó a la ruina y a perder el estatus de resort que había tenido hasta entonces. Fue un problema, porque era difícil saber qué hacer con un lugar así. La decisión que se tomó fue convertirlo en una escuela y un conservatorio femenino, centro que se inauguró en 1908 y que estuvo abierto hasta 1924.

El cierre del centro de mujeres se produjo con el objetivo de convertirlo en una estancia educativa para ambos sexos, algo que ocurriría en 1930. Pero el proyecto tampoco funcionó y cuatro años más tarde se volvió a convertir en un hotel para personas acaudaladas.

El hotel no duró mucho y fue vendido. Esto llevó a que el edificio se transformara en un hospital bastante peculiar. Cuentan los rumores que a partir de entonces es cuando empezaron a ocurrir cosas extrañas. El propietario del hotel era Norman G. Baker, un millonario que se las daba de médico cuando en realidad no tenía ningún tipo de educación que le autorizara a interpretar este papel. Logró captar la atención de miles de personas de la época con la promesa de compartir con ellas los remedios para enfermedades incurables incluso en la actualidad, como el cáncer. Como era de imaginar, la historia de Baker no acabó bien, y fue condenado a prisión, lo que dejó el Crescent sin cometido ni futuro.

La historia continuó alimentando la leyenda, dado que la compra del hotel la realizaron varios empresarios. Para el año 1967 ya solo quedaba vivo uno de estos propietarios y el hotel se quemó al completo. Pasó el tiempo y hasta 1997 no volvió a tener propietarios. Lo compró una pareja, que realizó la restauración que lo representa en la actualidad. El hombre, Marty, falleció años más tarde.

Y ahora bien, los fantasmas. Dicen quienes han visitado el hotel y en especial su habitación 218, que es la más terrorífica del lugar, que hay hasta 8 espíritus que vagan por el recinto a su aire. Corresponden a las distintas épocas que ha tenido el centro. Hay varios fantasmas de la época de cuando era un resort, también del tiempo en el que fue una escuela para niñas o del tiempo del hospital. Incluso se dice que el espíritu de Norman G. Baker es uno de los fantasmas que lo recorren. Si hay algo real o no en estas leyendas quedará a juicio de cada visitante.

Vía: Crescent Hotel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...