El acuario cilíndrico más grande del mundo está en Berlín

Para que os hagáis una idea, estamos hablando de un acuario de 11 metros de diámetro y 25 metros de altura, con un millón de litros de agua de mar en su interior y 1.500 peces de 50 especies distintas. Casi nada. Y no se encuentra en la otra punta de mundo, ni forma parte de un zoológico marino de los más destacados del planeta. Está en Berlín, y más concretamente dentro de un hotel.

Para que os hagáis una idea, estamos hablando de un acuario de 11 metros de diámetro y 25 metros de altura, con un millón de litros de agua de mar en su interior y 1.500 peces de 50 especies distintas. Casi nada. Y no se encuentra en la otra punta de mundo, ni forma parte de un zoológico marino de los más destacados del planeta. Está en Berlín, y más concretamente dentro de un hotel.

Interior del AquaDom


A estas alturas parece que no basta con el lujo al uso, hay que pensar a lo grande. Y más a lo grande que este hotel, imposible. El Radisson Blu de la capital alemana alberga en su interior el que bien podría ser un gran atractivo turístico de la ciudad, pero pocos saben de su existencia. Una pena, pues la mayoría de quienes hemos visitado Berlín hemos pasado por delante de su fachada varias veces. Se encuentra en la Karl-Liebknetch Strasse, que es el nombre que toma la famosa calle Unter Den Linden tras cruzar el puente de la Isla de los Museos. Dicho de otro modo, a tiro de piedra del Pérgamo, de la Catedral, de Alexanderplatz y de la mismísima Fernsehturm. Pero casi todos nos lo pedirmos.

El AquaDom se encuentra en el vestíbulo del Radisson Blu

Hubiera sido muy fácil verlo. Basta con entrar en este glamuroso hotel, cuyos encantos han hecho valedor de varios premios internacionales, para dar de frente con este monstruoso acuario, que oficialmente recibe el nombre de AquaDom. Se alza en el centro del vestíbulo con gran majestuosidad, y esconde en su interior un ascensor transparente que permite contemplar las entrañas del acuario.

Pero como no todos podrán aspirar tan alto, también existe la posibilidad de tomar algo en el Atrium Lobby Lounge & Bar, situado justo debajo del acuario. Durante el día es una sofisticada cafetería en la que degustar pasteles y repostería variada, y por la noche se convierte en la coctelería perfecta para empezar la velada y descubrir el Berlín que despierta cuando el sol se pone.

En cualquier caso, y aunque en la web no figuran los precios del bar, os recomendamos llevar el monedero lleno. Para que os hagáis una idea: una habitación estándar, una noche cualquiera, en el Radisson Blu Hotel vale alrededor de los 130 euros. Sin desayuno. La suite con desayuno cuesta unos 380 euros. Por suerte, entrar al vestíbulo y limitarse a mirar es gratis.

Así que si nunca has estado en Berlín y quieres visitar algo que casi todo el mundo se pierde, tienes que entrar en este hotel. Y si por el contrario tu intención es repetir en la capital alemana, ahora tienes la oportunidad de hacer algo que no hiciste en tu primera visita. Sea cual sea al caso, una parada imperdible y muy de paso.

Foto: vxla y DingChavez en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...