Corea del Norte podría abrir su inmenso hotel piramidal

Empezó a construirse en 1987 y cayó en el abandono en 1993. Sin embargo, el Hotel Ryugyong ha permanecido en pie durante casi dos décadas, desafiando al tiempo y convirtiéndose en el edificio abandonado más alto del mundo. Ahora una firma hotelera alemana quiere hacerse con él.

El gobierno de Corea del Norte empezó a construir en 1987 en Pyongyang el Hotel Ryugyong, el más alto del mundo en esa época con 330 metros de altura. Y aunque su apertura estaba prevista para dos años más tarde, las obras jamás llegaron a finalizarse. En 1989 se paró la construcción alegando problemas con los materiales y metodología de construcción, y tras una breve puesta en marcha, las obras volvieron a quedar paradas en 1992 por problemas de inversión. En 1993 el parón se convirtió en definitivo.

Casi dos décadas más tarde este coloso piramidal, de aspecto futurista y rico en ventanales, sigue dominando el skyline de la ciudad. Pese a ello, nadie lo ocupa. Es el edificio vacío más alto del planeta. Pero, ¿por cuánto tiempo?

Ya en 2008 se iniciaron labores de reconstrucción por parte de la compañía de telecomunicaciones egipcia Orascom, que invirtió 180 millones de dólares en finalizar la fachada del edificio. Sin embargo, ahora es una firma hotelera alemana, Kempinski Hotels & Resorts, la que quiere reconvertir el edificio en uno de sus alojamientos.

Según parece, esta compañía confía «en la entrada temprana en los mercados de países que están dispuestos a abrirse al comercio internacional». Así lo explicó el jefe ejecutivo de la firma, Reto Wittwer, en un encuentro de negocios en Seúl la pasada semana. Wittwer no solo está convencido de que este hotel puede «monopolizar» los negocios de la ciudad, sino que también cree que su destino es convertirse en una «máquina de hacer dinero», siempre en el caso que Corea del Norte decida abrirse al mundo.

Kempinski Hotels & Resorts cuenta con 74 hoteles de cinco estrellas en 32 países, y presume de haber llegado antes que nadie a los mercados emergentes más importantes del mundo, como Rusia o China. Ahora planea convertir la pirámide de Pyongyang en un coloso de 150 habitaciones (con posibilidad de ampliar esta cifra) y gran variedad de servicios, como tiendas, restaurantes, y salas de congresos y reuniones.

De cumplirse las ambiciones de esta compañía hotelera, esta inmensa pirámide dejaría de ser uno de los dispendios económicos más bochornosos del país. Conocido en los medios locales como «el hotel de la perdición», la construcción del Ryugyong ha costado a Corea del Norte 750 millones de dólares. Un 2% del PIB del país.

Fuente: CNN GO.

Foto: Joseph A Ferris III.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...