Cómo se clasifican los hoteles

Seguramente te ha sucedido que has querido comparar dos o más hoteles con idéntica categoría en estrellas y te has llevado no pocas sorpresas: lo que parece estándar en un establecimiento, es un cargo extra en otro ubicado en otro país o ni siquiera existe en un tercer hotel emplazado en otro continente.

La razón de esta disparidad en los servicios de los hoteles con (aparentemente) idéntica categoría, es la disparidad de sistemas de clasificación de hoteles, de manera que lo que responde a 3, 4 o 5 estrellas aquí, puede no ser igual en Américo o en Oriente.

Básicamente, existen 4 grandes sistemas de clasificación que poseen diversos criterios de evaluación y que, por tanto, son más o menos confiables. En todo caso, conociendo esos criterios de evaluación, podrás averiguar que tan fiable es la categoría del hotel que investigas: Sistemas de Clasificación de Empresa privada; Sitios de reserva de hotel; Sistemas de calificación generados por el usuario; Sistemas de clasificación administrados por el gobierno.

Vamos a comenzar con uno de los sistemas más populares en la era 2.0 y que la mayoría de nosotros hemos utilizado al menos una vez: el Sistema de calificación generado por el usuario.

Con cientos de sitios de revisiones de hoteles y millones de usuarios dando sus opiniones sobre los diversos establecimientos alrededor del mundo, se entiende rápidamente que el valor de las calificaciones de los usuarios está dado por la masividad. Es decir: cuanto más calificaciones de usuarios haya en un sitio, más confiable se vuelve el sistema de clasificación y, por ende, la calificación final.

Sin embargo, con reiteradas denuncias de revisiones falsas en un de los sitios más populares, TripAdvisor, o las reiteradas fallas de los sistemas de verificación de identidad de los usuarios que permite colar revisiones de usuarios falsos, etc; la clave está en centrarse en lo que la mayoría de los informes parecen indicar acerca de una propiedad y hacer caso omiso de comentarios muy positivos o muy negativos, que pueden estar sesgados.

Además, es importante tener en cuenta estos sitios como una referencia pero no como la única referencia.

Estos sitios se basan en la retroalimentación de las masas y se nutren de contenidos creados por los usuarios: TripAdvisor, por ejemplo, cuenta con más de 50 millones de críticas sobre algo así como 495.000 hoteles en todo el mundo.

Si bien la compañía, que se lanzó en el año 2000, se anuncia como que tiene «Consejos para todos tus viajes», la gran cantidad de fuentes, y la incapacidad de TripAdvisor para investigar todos los comentarios por la precisión, hacen estas revisiones algo para tomar con pinzas.

Una regla general es hacer caso omiso de las críticas positivas y negativas en exceso y, más bien, quedarse con las que parecen un poco más neutrales. Mientras que el sitio tiene estrictas pautas para la confección de revisiones, e incluso tiene moderadores a los puestos de bandera que están pendientes de que un hotelero no utilice comentarios muy favorables falsos para beneficiarse, no hay manera de detectar todos los exámenes cuestionables.

Por eso es importante que, si tienes interés en un hotel y la única referencia que tienes es la de un sitio de revisiones, tómate el trabajo de escribir un correo electrónico a la oficina de turismo de la ciudad donde el mismo se encuentra y haz las averiguaciones para estar seguro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...