China se une a la moda de los hoteles del amor

China se une a la moda de los hoteles del amor que lleva décadas instaurada en Japón con gran popularidad.

Cama de hotel

Si habéis estado alguna vez en Japón seguramente os habéis fijado en los muchos hoteles del amor que hay en sus calles. Están bien marcados para que las parejas sepan dónde están situados y que puedan pasar unos momentos de pasión a bajo precio y con total intimidad. La idea se ha ido extendiendo en otros países y ahora ha entrado con mucha fuerza en China, un país conservador en el que siempre se pensó que este tipo de propuesta nunca funcionaría.

Pero sí está funcionando y lo está haciendo por todo lo alto. Los emprendedores que han comenzado a inaugurar estos hoteles se han encontrado con una gran demanda. Algunos de ellos hablan de cómo todos los días hay lleno absoluto, lo que refleja el interés de los chinos en tener espacios privados y agradables en los que dar rienda suelta a su pasión.

Este éxito tiene mucho sentido cuando vemos cómo ha cambiado la sociedad china en los últimos años. En el año 1989 solo un 15% de las parejas tenían relaciones íntimas antes de casarse. Esta cifra ha aumentado en la actualidad a un porcentaje superior al 70%. Y lógicamente, con este aumento de la práctica también resulta necesario tener sitios donde hacerlo.

Los empresarios chinos están siguiendo el mismo tipo de filosofía que han utilizado los japoneses desde décadas atrás. Es decir, crear hoteles acogedores donde el contacto con los responsables del mismo es mínimo y en los que las habitaciones estén personalizadas bajo diversos temas. Son cuartos en los que hay distintos elementos para pasarlo bien en pareja, aunque también es posible acceder a cartas de productos que se entregan en la habitación de forma totalmente confidencial. Lo único con lo que no pueden contar los chinos es con películas para adultos en las habitaciones, dado que es algo que está limitado por parte del gobierno.

Dicen los creadores de estos hoteles que su objetivo no es simplemente tener un lugar donde las parejas vaya a desfogarse, sino que también aspiran a que sus habitaciones sean sitios románticos en los que los clientes disfruten de algo más que sus cuerpos. Para ello se ofrecen productos adicionales, como botellas de champán de gran lujo.

Esta tendencia va al alza y se está notando que cada vez hay más aperturas, lo que supone una gran oportunidad en el país más poblado del mundo. Si visitáis la nación quizá os guste visitar uno por curiosidad.

Vía: The Guardian

Foto: khitk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...