Ya es posible visitar Fukushima con un tour personalizado

Japón ya permite contratar tours de visita a través de la prefectura de Fukushima para ver la zona devastada en el año 2011.

Fukushima con un tour especial

Japón todavía no ha olvidado lo que ocurrió en el año 2011, un terremoto y tsunami que destrozaron una parte del país y que acabaron con la vida de muchas personas. Las previsiones habían indicado en el pasado que Fukushima sería una zona radiactiva y peligrosa durante décadas, pero parece que finalmente la región, todavía destrozada, está comenzando a proporcionar a los turistas un tour de lo más curioso.

Es lo que ha sido denominado como turismo negro, una forma de ver en vivo lugares en los que han ocurrido atrocidades, pero que también puede servir como forma de homenajear y recordar a las víctimas o incluso de ayudar a la región. En Fukushima los organizadores del tour turístico que ya se está ofreciendo, buscan ayudar a la reconstrucción de la zona.

Los interesados en este tour se encontrarán con que Fukushima sigue abandonada, con tiendas, casas y estructuras vacías que han quedado tal y como las dejaron los japoneses al ser evacuados. Son lugares que sirven de testigo cruel de lo que puede ocurrir de manera impredecible debido a los avatares del destino. La tragedia se respira y se palpa en cada uno de los rincones de Fukushima por los que lleva el tour en cuestión, el cual está teniendo buena aceptación incluso entre los locales.

Pero si antes decían que la radiación seguiría activa durante años, ¿es seguro participar en el tour? El gobierno japonés ha hado permiso para la participación en el tour porque dice que aunque los niveles de contaminación existen, están, en realidad, en una posición muy reducida. Se está logrando luchar contra la contaminación con efectividad y es algo positivo, porque se podría recuperar Fukushima antes de lo que se podría haber imaginado a primera instancia. Por otro lado, el requisito que se pone es que el tour no sea de una larga duración, dado que es recomendable no estar expuesto a la posible y mínima radiación más de la cuenta.

Por otro lado, el tour no permite profundizar demasiado en la prefectura de Fukushima, solo a lugares que están descontaminados o sitios más controlados en los que se sabe que no hay contacto con fauna salvaje. Al fin y al cabo, la marcha de los habitantes en la evacuación llevó a que muchos animales quedaran liberados para que subsistieran por sí mismos.

Tal y como dicen los organizadores del tour, en Fukushima no queda nada. No hay negocios, no hay habitantes, porque aún no se puede vivir, no hay escuelas, no hay nada. Pero quieren que esto cambie. La prefectura podría renacer, pero se necesitará mucho tiempo. Entre los supervivientes y evacuados, solo hay una pequeña parte que deseen volver a Fukushima. Prefieren superarlo que asumir con sus propios ojos todo lo que ocurrió.

Vía: Khon 2

Foto: Hajime NAKANO

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...