Myanmar, antigua Birmania, un destino especial

Birmania cada día se convierte en uno de los destinos más elegidos por los turistas. Su cultura tan diferente a la nuestra hace que sea un lugar exótico que te conquista a la primera.

Si eres aventurero o aventurera y buscas destinos diferentes para viajar, hoy queremos recomendarte un país bastante lejano, pero que no te deja indiferente cuando lo ves y convives con sus gentes. Es un lugar donde predomina el color oro y las cúpulas en todas sus construcciones. La mayoría lo conoceréis por Birmania.

Lago Inle Birmania Myanmar

Lago Inle en Myanmar.

Actualmente su nombre es Unión de Myanmar y este cambio se debe a la victoria de un golpe de estado en 1988. La oposición y el gobierno de otros países del mundo no está de acuerdo, pero en realidad el nombre está aceptado por la Unión Europea y las Naciones Unidas. Aunque se encuentre en el sudeste asiático, forma parte de la UE. También ha cambiado varias veces de capital, que hoy por hoy es Naipyidó, muy pequeña, desolada y poco cuidada.

Myanmar se organiza en siete estados y siete divisiones, que se han constituido así a causa de las diferencias étnicas. Uno de los lugares más llamativos y que visita la mayoría de los turistas es Bagan, antiguamente llamado Pagan. Los vecinos de dicha ciudad son Bangla Desh, India, China, Laos y Thailandia. Las construcciones religiosas son importantes aquí por su estilo y su época de construcción. Además la Unesco ha intentado hacerla Patrimonio de la humanidad, pero no ha podido.

Lo mejor de estos lugares es que son territorios que no han sido totalmente explotados, por eso aun se puede disfrutar de su naturaleza y su vida, pero sí que cuenta con gran variedad de servicios para los turistas. La construcción de campos de golf, hoteles de lujo o autopistas son cuestiones polémicas actuales en el país por el impacto que esto causa.

Otra de las cosas curiosas que hay que ver cuando viajas a Birmania es el Lago Inle. Las personas viven en la superficie de este lago. En él contruyen sus casas y plantan tomates y melones sobre el agua. Es impresionante ver a los hombres y las mujeres subidos a las barcas, e impulsarlas con los pies para poder tener ambas manos libres. El equilibrio que han adquirido con la práctica es inagotable.

Y no te pierdas los gatos adiestrados por los monjes en el monasterio de Nga Phe o comprar algo en los mercados que van rotando por variedad de ciudades y en los que puedes encontrar multitud de productos artesanales hechos con las manos de las mujeres de allí o puros birmanos.

También puedes darte un chapuzón en las aguas cristalinas de la playa de Ngapali, rodeada de palmeras o visitar Yangon, la ciudad más grande del país. Es un sitio más modernizado, con edificios residenciales y centro comercial.

Ver la cultura de estos países es una experiencia inolvidable que te deja una huella para siempre. Vivir el régimen que predomina en Myanmar y que no le deja expandirse y llegar a todo el mundo causa impotencia en uno mismo, pero aunque no se trate de un viaje fácil, es uno de esos sitios a los que te aseguramos que querrás volver.

Foto | Gusjer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...