Esquí, alpinismo y paisaje en el Mont Blanc

Mont Blanc es el nombre de la cima más alta de los Alpes y del conjunto de Europa Occidental. Un monte granítico que suma los 4.810 metros y que forma parte del macizo homónimo. Conforma un entorno precioso, rodeado de valles y salpicado por un centenar de glaciares.

Primero de todo, quizás sea necesaria una pequeña desambiguación. Montblanc, todo junto, haría referencia a una localidad de la provincia de Tarragona conocida por su muralla y por organizar la Semana Medieval más famosa de Cataluña. Mont Blanc, separado, es el nombre de la cima más alta de los Alpes y del conjunto de Europa Occidental. Un monte granítico que suma los 4.810 metros y que forma parte del macizo homónimo. Conforma un entorno precioso, rodeado de valles y salpicado por un centenar de glaciares.

Alpinistas en el Mont Blanc


El Mont Blanc ejerce de frontera entre Francia e Italia, y de hecho ambos países comparten el dominio del mismo. El deporte favorito para quienes visitan esta montaña es el alpinismo, aunque se requiere un nivel bastante experto para culminar semejante cima con éxito. La montaña se cobra entre 5 y 7 víctimas cada año ya solo en la vía más habitual para su ascenso, y solo el 50% de quienes realizan el itinerario con guía especializado consiguen culminarlocon éxito. Sin embargo, a su regreso todos describen la experiencia como increible.

Auspiciado por el Valle de Aosta (Italia) y la Alta Saboya (Francia), las tres ciudades habitadas más cercanas a la montaña también se reparten entre ambos territorios. Por parte del país francófono, Chamonix- Mont-Blanc y Saint-Gervais-les-Bains, y por parte de Italia, Courmayeur. Ambas son un lugar perfecto para unas vacaciones bucólicas en pleno ambiente alpino.

Entre los turistas más habituales de los Alpes, y por supuesto también de su cima más alta, se encuentran los amantes del esquí. Como cabía esperar, el Mont Blanc se encuentra entre los mejores lugares para esquiar del mundo. Sobre todo, por el entorno y sus vistas, que convierten la experiencia en única incluso para los más habituados a la práctica de este deporte.

El conjunto del valle de Chamonix Mont Blanc es el encargado de albergar estas pistas, divididas entre varias estaciones de diferentes características. El esquí de gran escala se concentra en la estación de Les Grands Montets, entre los 1.200 y los 3.300 metros de altura y con 28 km de pistas. Las mejores vistas se obtienen esquiando en la estación de Brévent- Flégère, situada en uno de los enclaves más bonitos de los Alpes. La estación de Balme garantiza pleno contacto con la naturaleza, mientras que cuatro pequeños espacios más conforman la representación del esquí de fondo, ideal para niños y principiantes.

El precio del forfait para esquiar sin límites por el Mont Blanc es de 51,50 euros (entrada general de un día). Calculad un incremento de unos 50 euros por cada día de más, aunque progresivamente se va reduciendo la suma para hacer el precio más económico a quienes optan por una estancia más prolongada. Aunque pueda parecer caro, este pase permite esquiar por todo el conjunto del macizo, incluidos sus sectores suizo e italiano. Por 42 euros al día es posible esquiar por las zonas que antes os hemos descrito.

Y si los deportes no son lo tuyo, recuerda que puedes recorrer su entorno en funicular y detenerte en el mirador de Aiguille du Midi (a 3.800 metros de altura) para disfrutar de una de las estampas más impresionantes del planeta. Así que ya sea para una estancia de relax, para descender sus laderas o para culminar su cima, el Mont Blanc te garantiza unas vacaciones inolvidables.

Foto: TRAILERSOURCE.COM en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...